04.08.2016

Somiedo, el Valle del Lago y el Lago del Valle

Cuatro años han pasado desde nuestra última visita a Somiedo, el lugar donde mejores recuerdos guardo de mi infancia. En la última ocasión ya había transcurrido más de una década, tal como expuse en la entrada correspondiente del blog y tan gratificante había sido aquel reencuentro que nos prometimos volver. En esta ocasión no sería el Escarabajo y hotel rural lo elegido, quisimos despedirnos de estos últimos días de vacaciones poniendo a prueba las capacidades de la Kombi camperizada en lo que sería nuestra primera experiencia campista en alta montaña. Poco a poco hay que ir tomando confianza y sinceramente, nos ha vuelto a sorprender  lo que aguantan estas vetustas mecánicas refrigeradas por aire...

Los primeros kilómetros de ascensión no son difíciles, lo complicado comienza una vez pasado Pola de Somiedo y comenzar la carretera que lleva hasta el Valle del Lago; son ocho kilómetros con un primer tramo con desniveles comprendidos entre el  6 y el 10% seguido de una zona durísima donde se llega hasta el 18% de pendiente. Este tramo está formado por seis curvas de herradura que obligaron a engranar la primera velocidad para sortearlas. Estamos hablando de un motor de carburación de 50cv empujando una furgoneta con su equipamiento de camping, así que la respuesta ofrecida fue tan sorprendente como el que durante todo el trayecto no emitiese ni el más mínimo quejido. Una vez trazada cada curva, ya que su reducido radio obligaba a reducir, con el pie a fondo el motor recuperaba vueltas permitiendo engranar la segunda velocidad... Superadas estas seis curvas, la orografía se suaviza pudiendo rodar más relajado hasta alcanzar la presa que precede a la entrada del pueblo del Valle. Momento de relax y tomar unas fotos;

th_IMG_1128.JPG

th_IMG_1136.JPG

El Valle del Lago, de orígenes ganaderos, en la actualidad y aprovechando la categoría de Parque Nacional de Somiedo, se ha reconvertido en un centro turístico, con varias ofertas de alojamiento  y hoteles rurales. Cuenta con un camping que es donde nos alojamos por dos noches: Camping "Lagos de Somiedo". Podría decirse que se trata de un negocio a la antigua usanza, por no decir que desfasado ya que básicamente no cuenta con parcelas sino que es más bien un prado donde la gente acampa donde haya hueco. Tan sólo está dividido para separar dos zonas para tiendas de campaña y autocaravanas. El resto de instalaciones son muy básicas y salvo por el detalle que reina la limpieza, por el resto diría que aprueba sin más con el suficiente. La cafetería no cuenta con cocina. Me recordó, en parte, a aquellos campings de mi época de estudiante cuando la economía no daba para más... Como ejemplo, los aseos sólo disponen con cuatro duchas, tres lavabos y dos sanitarios, muy básicos  presentando algunos desperfectos.  La zona de furgonetas tendrá cabida para una docena de vehículos, pocos más no creo que entrarán para convivir con holgura. Porque otro detalle es que al no estar parcelado, no queda registrada la plaza, por lo que puede ser ocupada en caso de que hagas un desplazamiento y te ausentes. Sin embargo, durante nuestra estancia el ambiente reinante era sano, de armonía y muy familiar. Allí nos encontramos con múltiples nacionalidades: alemanes, suizos, belgas, holandeses,  franceses y por supuesto, nacionales del centro, norte y sur de España. Los niños disfrutarán de lo lindo, demostrando que en plena naturaleza con poco se conforman para pasárselo en grande. ¿Precio? 25 €/día con electricidad. No está mal y tampoco hay más opciones campistas (el más cercano está en Pola de Somiedo) y como aviso, se han notificado denuncias a aquellos que pernoctan en su furgoneta/autocaravana en el parking del pueblo...

th_IMG_1176.JPG

th_IMG_1147.JPG

th_IMG_1155.JPG

th_IMG_1234.JPG

Para quienes no les guste el campismo propiamente dicho también tienen la opción de alquilar unas cabañas tradicionales de “teito” a modo de bungalows.

th_IMG_1161.JPG

th_IMG_1175.JPG

Lo mejor, sin duda alguna, el entorno y su cercanía a múltiples rutas y sendas

th_IMG_1164.JPG

th_IMG_1171.JPG

th_IMG_1237.JPG

Al día siguiente realizamos la ruta que lleva hasta el Lago del Valle

th_IMG_1178.JPG

th_IMG_1196.JPG

Se trata de una ruta relativamente fácil que  puede llevar más de un par de horas dependiendo de la condición física. Aún así, hay repechos pronunciados que exigen un poco más que la media. Obligatorio el ir con calzado adecuado para montaña.

th_IMG_1199.JPG

El paisaje, un regalo para los sentidos

th_IMG_1207.JPG

th_IMG_1209.JPG

th_IMG_1210.JPG

th_IMG_1205.JPG

Curiosidad: un capó de SEAT/FIAT 127 atechando un abrevadero para el ganado

th_IMG_1244.JPG

Cabaña de "teito", construcción vaqueira típica de Somiedo

th_IMG_1259.JPG

Llegado el momento el camino se bifurca en dos opciones para llegar al mismo sitio: el de la izquierda es más corto, con mejor firme (incluso con tramos hormigonados) pero sin sombra. El de la derecha cuenta con sombra pero es más largo, no mucho y con el terreno más agreste y escabroso. Debido a que ese día el sol pegaba con fuerza y a que ya conocíamos el corto, decidimos ir por el segundo. Se puede decir que es más difícil pero más fresco, así que se lleva bien.

th_IMG_1402.JPG

th_IMG_1262.JPG

th_IMG_1263.JPG

Desde la parte con sombra se va más pegado a la ladera y puede verse hacia abajo el otro camino paralelo por la Pradera. Por la Pradera el acceso a vehículos motorizados está restringido excluivamente para los ganaderos y trabajadores agrícolas de la zona, no para TURISTAS. A pesar de las señalizaciones parece ser que alguno no se da por aludido...

th_IMG_1269.JPG

th_IMG_1275.JPG

th_IMG_1276.JPG

th_IMG_1278.JPG

th_IMG_1285.JPG

...y finalmente, a 1.550 metros de altitud ante nosotros aparece el mayor lago de Asturias rodeado de montañas

th_IMG_1292.JPG

th_IMG_1317.JPG

El islote

th_IMG_1298.JPG

th_IMG_1301.JPG

th_IMG_1306.JPG

Vaca de raza autóctona; asturiana de los valles

th_IMG_1359.JPG

A pesar de su imponente porte, son de carácter manso y tranquilo... pero a unos turistas italianos no les debió hacer mucha gracia su presencia en estado de libertad

th_IMG_1316.JPG

Fauna pequeña; las zonas de umbría y humedad estaban plagadas de estos simpáticos sapitos de un par de centímetros de longitud

th_IMG_1347.JPG

Caballitos del diablo azules formando la rueda de apareamiento

th_IMG_1356.JPG

Libélula roja

th_IMG_1393.JPG

Tras descansar, hidratarse y reponer fuerzas con un buen tentempié, tocaba regresar al Valle del Lago. En esta ocasión tomamos el camino que atraviesa la Pradera.

th_IMG_1369.JPG

th_IMG_1398.JPG

th_IMG_1397.JPG

Ya en el Valle, esta formación rocosa cubierta de vegetación recuerda al perro Pluto

th_IMG_1403.JPG

Tractor Pasquali 906 de los años 70's ahora arrumbado como elemento decorativo

th_IMG_1412.JPG

A pesar de estar en pleno verano (agosto) y disfrutar de unos días magníficos de sol rozando los 30ºC, en el momento que atardece la temperatura descienden bruscamente y la humedad ambiental hace acto de presencia durante la noche. Conviene ir bien provisto de ropa de abrigo y buenas mantas para pernoctar dentro de la furgoneta. A la mañana siguiente es normal que amanezca con rocío empapándolo todo, así que mucho cuidado con dejar la ropa tendida o el calzado en el exterior. Nuestro toldo, por ejemplo, estaba chorreando cuando despertamos.

Al tercer día tocaba despedirse con tristeza y con la ilusión de regresar nuevamente una vez sabiendo que la T2 es capaz de afrontar el  trayecto sin limitaciones mecánicas. La última prueba de fuego resultó ser la temible bajada, que se saldó con numerosas petardadas por el escape al retener en las pendientes más pronunciadas y un alarmante olor a forro de frenos quemados... pero  llegamos sanos y salvo hasta la Pola de Somiedo, transcurriendo  el resto del camino   a casa con total normalidad. No podía ser de otra forma tratándose de un Volkswagen Aircooled

 

17:10 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) | Tags: somiedo, valle del lago, lago del valle |  Facebook |

02.10.2012

Excursión a Somiedo (Valle del Lago y Lago del Valle) pt1

Esta excursión podría denominarla como un regreso a mis raíces entendiendo esta expresión como el conjunto de experiencias vividas que durante mi niñez forjaron mi personalidad.   Fue aquí donde se me inculcó  ese amor hacia la naturaleza que profeso y una cierta conciencia ecológica que todo sea dicho contrasta y se antepone hacia mi pasión por los motores clásicos y por tanto “contaminantes”. Quizás esta dualidad forma parte de la condición personal de cada uno tal como afirmaba Jung… De hecho, la última vez que recuerdo haber estado en el Somiedo data de 1988, coincidiendo la fecha con el momento en que al ser declarado Parque Natural, alcanzó notoriedad pública y empezó a plagarse de domingueros sin cultura que plagaron el entorno de basura y desperdicios sin control. Esa imagen se me quedó tan grabada en la mente que desde entonces recelo de hacer publicidad de determinados espacios naturales… Por suerte en la actualidad todo estas connotaciones negativas han cambiado, y bien sea por propia voluntad o bien a base de prohibiciones y multas, la gente es ecológicamente más consciente y el entorno puede decirse estar libre de todo desperdicio que no sean los excrementos de vaca, tan naturales ellos.

Dejemos las disertaciones y pasemos a lo importante. Antes de llegar a Somiedo por la zona asturiana, la carretera empieza a volverse interesante. Esto es, revirada y con buenas vistas.

th_IMG_7318.JPG

La señalización ya nos indica con antelación que nos adentramos en zona de osos

th_IMG_7315.JPG

Una de las centrales hidráulicas más antiguas de España.

th_IMG_7329.JPG

Una pequeña parada

th_IMG_7337.JPG

 

Tras atravesar el núcleo urbano de Pola de Somiedo y dejarlo atrás, nos adentramos por una carretera estrecha y empinada pero bien asfaltada. Eso sí, hay que tener cuidado con el ganado que se puede cruzar. Una vez más tocó exprimir a fondo la mecánica pues a la sucesión de curvas cerradas las pendientes llegaban  a alcanzar el 18% …

th_IMG_7378.JPG

A unos 1.250 metros de altitud, el emblemático estanque del Valle nos daba la bienvenida

th_IMG_7382.JPG

y por supuesto... vacas

th_IMG_7386.JPG

Nos alojamos en una casa rural llamada La Corona del Auterio situada en la zona denominada como   L´outerio, todavía unos cuantos metros más arriba del Valle.

th_IMG_7390.JPG

Tradicionalmente, el Valle vivía del ganado vacuno y así sigue siendo pues solo había que contabilizar la cantidad de reses que nos encontramos por el camino, tanto en estabulaciones al aire libre como rondando tranquilamente por los caminos… no os preocupéis ¡son pacíficas!.  Pero de unos años para acá sus habitantes han sacado partido del atractivo turístico y el pueblo se ha renovado para acoger visitantes y deportistas amantes de la naturaleza y el senderismo, tanto a pie como en bicicleta. Por otra parte, el tráfico está restringido exclusivamente para los ganaderos de la zona así que para acceder al Lago del Valle hay que estar predispuesto a sudar (costumbre sana, por cierto).

th_IMG_7593.JPG

Un poema para reflexionar al borde del camino

th_IMG_7408.JPG

th_IMG_7409.JPG

La ruta no es muy difícil, solo hay que disponer de un fondo físico mediano y de calzado adecuado (unas botas de montaña ligeras es más que  suficiente). Los tramos finales son los más duros  con una pendiente que roza el 12 % hasta alcanzar los 1600 metros.

th_IMG_7413.JPG

Somiedo representa fielmente ese lema del “Paraíso Natural” del que tanto presume Asturias, no solo por sus bellos paisajes, si no por la flora y fauna que alberga. Desde 1988 recibe el título de Parque Natural y desde el 2000 de Reserva de la Biosfera

th_IMG_7426.JPG

Estas cabañas denominadas Teitos, cuya principal característica son sus tejados de “escoba” (arbustos leñosos como el brezo y la retama) se empleaban tradicionalmente como refugio de pastores. Los ganaderos de esta zona suelen pertenecer al grupo etnográfico denominados como Vaqueiros de Alzada y doy fe que se trata de gente hecha de otra pasta, adaptados a extremas condiciones climáticas y esforzados trabajos.

th_IMG_7432.JPG

Y vacas, muchas vacas. Animal totémico de esta región. Pertenecen a una raza autóctona, la Asturiana de los Valles (muchos la confunden con la más común pardo alpina) muy robusta y de aptitud  cárnica y baja producción lechera, pero su leche es especialmente rica en grasa y su sabor es mantecoso tal como recuerdo haberla probado en mi niñez.

th_IMG_7440.JPG

th_IMG_7442.JPG

Se hacía patente la sequía que sufrió Asturias durante un par de meses. Aún así, en las montañas predominaba el verde y los colores del otoño empezaban a jaspear las copas.

th_IMG_7542.JPG

Una advertencia

th_IMG_7445.JPG

Este debía de ser el famoso "Brinco"

th_IMG_7541.JPG

Finalmente alcanzamos el objetivo: el Lago del Valle

th_IMG_7466.JPG

El Lago del Valle es un lago natural ampliado artificialmente. De origen glaciar está catalogado como el de mayor extensión de la Cordillera Cantábrica con 24 Ha. Recuerdo que siendo niño, durante un crudo invierno la superficie se congeló de tal manera que se podía caminar hasta el islote central. Desconozco si este fenómeno se sigue repitiendo a causa del cambio climático pero así lo viví yo dos décadas  atrás…

th_IMG_7502.JPG

La emblemática isla

th_IMG_7481.JPG

 

Próximamente seguiremos con la 2ª parte de esta escapada



 

19:19 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in VIAJES | Permalink | Comments (0) | Tags: somiedo, valle del lago, lago del valle, asturias, viajes, escapadas, viajes, escapadas, lugares, rincones |  Facebook |