18.07.2016

Escapada por Galicia 2016 (parte 1) :"Playa de Las Catedrales"

Por fin llegaron las ansiadas vacaciones. Intentando huir de la rutina, había muchas ganas de hacer una escapada veraniega  y a veces los mejores planes son los que no se planean… El destino más o menos estaba decidido:  una vez más repetir en las Rías Baixas (Galicia) y más concretamente con destino a la Illa de Arousa (Isla de Arosa) , donde sus playas y clima son ideales para desconectar.  Lo que no estaba claro era si hacerlo de un tirón como el año pasado o por etapas al disponer de más tiempo libre. Por otra parte, este año el verano por el norte de España está siendo fatal y para el día que teníamos pensado partir las predicciones no eran nada halagüeñas.  Después de debatir varias alternativas, optamos por tomar una decisión pragmática: arrancar… y ya se vería.  Con el cielo encapotado durante todo el camino, en ciertas ocasiones nos chispeó algo de lluvia. Las rachas de viento también fueron  molestas compañeras de viaje por lo que nuestras velocidades de crucero raramente superaron los 80 km/h.  Razón por la cual, hicimos escala en  A Devesa (Ribadeo), donde se encuentra la célebre Praia Das Catedrais (Playa de Las Catedrales).

Paramos a pernoctar en el camping A Nosa Casa, a orillas (literalmente) de la playa Arealonga, en Barreiros. Se trata de un camping pequeño y muy tranquilo. Las parcelas son muy amplias y lo mejor, sin duda, son sus vistas.  Además, uno puede ir hasta Las Catedrales caminando tranquilamente por un paseo marítimo.  Bien equipado, cuenta con wifi gratis (aunque de señal  débil) y los aseos gozan de buena limpieza.  Nos llamó la atención que la única furgoneta camper era la nuestra, pues básicamente la clientela  se alojaba en roulottes, avances y tiendas familiares.  Ni siquiera motorhomes… quizás fueran casualidades de ese momento, pero las parcelas son muy amplias con un césped perfectamente cuidado. Sin embargo, la única nota negativa es el precio: 31 €/día con electricidad y agua incluidas. Es el precio a pagar por disfrutar de unas magníficas vistas y la cercanía a Las Catedrales.

th_IMG_9882.JPG

th_IMG_9904.JPG

th_IMG_9906.JPG

Aunque no somos muy dados al turisteo de masas, ya que estábamos allí tocaba visita obligada a la famosa playa. Lo que allí vimos puede resumirse en dos frases; efectivamente,  se trata de un paisaje espectacular, maravilloso, una sinfonía para la vista. Pero por otra parte, es un claro ejemplo de lo que supone la masificación turística. Antaño era una playa donde sus usuarios podían tomar el sol, bañarse y pasar el día tranquilamente. Pero gracias a las estúpidas campañas para fomentar el turismo y que con ilusión son acogidas por unos  habitantes que buscan el reconocimiento de que “mi playa es la más”, acaban volviéndose en su contra. Actualmente es imposible disfrutar de esa playa como debería de ser , pues más bien parece  una avenida de paseantes en plena hora punta. Muestra de ello es que la Xunta (Gobierno de la Comunidad de Galicia) ha tenido que restringir las visitas y para ello previamente se debe solicitar un permiso vía internet. Esto dio lugar a varias escenas curiosas durante nuestra estancia allí, el como algunas personas se asombraban y no entendían los pasos a seguir desde el móvil (no me puedo imaginar a aquellas personas de edad avanzada ajenas a las tecnologías actuales como solventarán estas trabas que para el resto se resuelve con teclear tus datos desde el móvil). Los vigilantes allí presentes siempre solícitos a  prestar ayuda y con infinita paciencia, así que por nuestra parte no hay queja alguna. Por ahora es gratis pero se habla que en un futuro quien sabe si no cobrarán las visitas. Además de turistas nacionales, pudimos comprobar varias nacionalidades presentes, como franceses o italianos…

th_IMG_9911.JPG

th_IMG_9910.JPG

th_IMG_9913.JPG

th_IMG_9917.JPG

th_IMG_9919.JPG

th_IMG_9926.JPG

th_IMG_9954.JPG

th_IMG_9959.JPG

th_IMG_9960.JPG

th_IMG_9961.JPG

th_IMG_9963.JPG

th_IMG_9976.JPG

th_IMG_9981.JPG

th_IMG_9984.JPG

De vuelta al camping, fuimos testigos de otro espectáculo de la naturaleza: la puesta de sol en la playa de Arealonga

th_IMG_0040.JPG

th_IMG_0046.JPG

th_IMG_0039.JPG

th_IMG_0058.JPG

th_IMG_0064.JPG

 

15:52 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

28.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 11 y FINAL)

Día 10, 1 de septiembre: Lohéac- Châtelaillon-Plage (254 km)

Después de varias etapas relajadas por distancias, tocaba volver a hacer trayectos más largos. La comprobación del nivel aceite era fundamental de cara a garantizar la integridad mecánica. Aunque antes de partir de Arromanches se tuvo que  rellenar por estar el nivel cercano al mínimo, desde entonces decidimos hacerlo en pequeñas dosis  tratando de mantenerlo en valores entorno a la mitad de las marcas.  A pesar de todo, el consumo de lubricante en todo momento se mantuvo dentro de parámetros dentro de lo normal en este tipo de motores.

El buen tiempo nos acompañó durante esta etapa y se puede decir que en el momento en que abandonamos la Bretaña, el verano volvió. No teníamos muy claro donde hacer la siguiente parada aunque más o menos teníamos definida la zona. Durante el almuerzo debatimos las opciones y finalmente lo más sencillo era alojarse en cualquiera de los campings de Châtelaillon-Plage. Por las fechas y tratándose de una zona altamente turística, encontramos el pueblo casi vacío. Es una localidad pequeña y  básicamente solo nos llevó recorrer una avenida para comprobar la oferta de hospedajes. Tras inspeccionar  un par de campings que no nos convencieron, elegimos el Le Ville Corsaires des 2 Plages. Si os parece pintoresco el nombre, el recinto le hace honor pues un galeón de cartón-piedra nos recibió a la entrada y tuve que aguantar mi risa floja al ver que el personal te atiende disfrazado de corsarios.

th_11904738_10207315024974089_371563331281803542_n.jpg

th_IMG_8621.JPG

El resto de las instalaciones como es de suponer tiene una decoración inspirada en esta temática. Una pena que al tratarse de septiembre ya no hubiera actividad campista pues tiene toda la pinta de ser un establecimiento con bastante marcha durante el verano sobre todo a nivel infantil/juvenil. No es excesivamente caro para tratarse de un 4 estrellas y el wifi  es un extra de 4 euros por día (al final nos salió todo por unos 29 euros ya que necesitábamos buena conexión para preparar la ruta del día siguiente). Buenas parcelas sin más y baños aceptables, también sin más. Todo mejorable teniendo en cuenta que goza de cuatro estrellas. Detalles como que los baños y duchas estén bajo un cobertizo no dicen mucho a su favor en ese sentido.  Nota importante: está justo al borde de una avenida y al otro extremo pasan las vías del tren… así que el ruido de tránsito es continuo.

th_IMG_8615.JPG

th_IMG_8665.JPG

El pueblo puede visitarse en poco más de media hora y tampoco es que sea gran cosa. No lo escogimos por nada en especial, simplemente estabas dentro de nuestro radio para descansar. Tiene, eso sí, un bonito paseo marítimo a borde de la arena y llama la atención sus casitas decoradas con un aire ligeramente kitsch, pues todo apunta a que sean viviendas de veraneo y ya sabemos que estas localidades tan especializadas suelen ser propicias a determinados excesos estilísticos. Digan lo que digan, también forma parte del encanto.

th_IMG_8628.JPG

th_IMG_8663.JPG

th_IMG_8635.JPG

th_IMG_8637.JPG

th_IMG_8640.JPG

Impresionante Harley-Davidson Tri Glide Ultra aparcada en la zona del casino

th_IMG_8642.JPG

Más modesto pero con mayor encanto...y es que no podía faltar ¿hace falta presentación? Eso sí, el estado bastante lamentable.

th_IMG_8651.JPG

En el camping había una familia norteamericana pero no pude contactar con ellos. Seguramente tendrían alguna que otra historia interesante que contarme. Se movían con un impresionante Dodge Ram cuyo V8 5.7 de 390 cv debía arrastrar una no menos imponente caravana.

th_IMG_8668.JPG

th_IMG_8667.JPG

Día 12, 2 Sept:  Châtelaillon-Plage-Dune de Pilat (241 km)

Se acerca el momento de llegar a casa y para la última estancia en tierras francesas haremos poco más de 240 km hacia la famosa Duna de Pilat(o Pyla). Otro día soleado lo cual hizo que el trayecto fuera más relajado. Partimos temprano pues nuevamente tendríamos que rodear Burdeos con el temor de volver a encontrarnos con terribles retenciones. Por suerte no fue el caso pero el tráfico por esa zona era bastante denso. Tan solo tuvimos que tomarnos las cosas con calma y adoptar muchas precauciones pues las cruzadas de carril e incorporaciones son frecuentes por parte del resto de usuarios. Aún así, el tráfico era fluido y no hubo ningún problema pues en ningún momento percibí signos de “agresividad” si no más bien todo lo contrario.

 Pasado Burdeos tan solo nos quedaba seguir adelante a quemar kilómetros y ya a punto de llegar a nuestro destino es cuando sospechamos que a pesar de las fechas (temporada baja y entre semana) la Duna de Pilat estaría abarrotada. Mucho tráfico y coches aparcados en los bordes de la carretera. Los campings se encuentran a lo largo de la duna así que solo hay que ir mirando uno por uno. En el Camping  Panorama la recepción prometía mucho, se veía muy serio y moderno pero al acceder… la cosa cambió mucho. El recinto se encuentra en pleno pinar con cuestas pronunciadas y las plazas se ubican entre los árboles como mejor se puede. Tras ponernos unas pulseras identificativas, tuve que seguir a  través de aquel intrincado bosque  a un trabajador que me guiaba desde un carrito de golf llevándose a  mi mujer para que diera el visto bueno. Iba a tal velocidad que en un momento dado les perdí la pista y tuve que para la furgoneta en una bifurcación no sin soltar varios improperios a grito pelado sobre su familia más directa. Al rato veo pasar el dichoso carrito a toda leche cuesta arriba y mi mujer notablemente enfadada caminando hacia la furgoneta. Es cuando me dice que diera la vuelta, que la parcela  asignada no era ni parcela ni nada, solo un hueco al borde de un camino pedregoso donde ni siquiera había sitio para instalar una mesa o sillas. Como pude salimos de aquel bosque laberíntico de empinadas pendientes que parecía Endor,  siempre con precaución,  no fuera a atropellar un Ewok despistado. En recepción nos arrancamos las pulseras y recogimos el DNI que se habían quedado. Una lástima porque durante nuestro breve paso  nos saludamos con tres T2 y más de una T3 allí estacionadas. Pero por el resto…creo que ha quedado claro. Supusimos que el éxito radicaría por tener acceso directo a la playa.

Dimos vuelta hacia atrás unos cuantos metros hasta parar en el Camping de Pyla. La recepción llevaba cerrada desde las 12:00 y no volvían a abrir hasta las 14:00. Una auténtica rabia pues íbamos con el horario perfecto para disfrutar del día relajadamente y ya nos volvían a hacer perder el tiempo. Al kilometraje acumulado sobre nuestro vetusto vehículo, sumando el calor, la indignación de la reciente mala experiencia,  ahora sumamos el hambre pues nuestros estómagos ya estaban hechos al horario francés. Aprovechando la coyuntura, nos colamos a inspeccionar las instalaciones y dimos la aprobación. Así que decidimos esperar hasta que fuera la hora y finalmente acabamos alojándonos allí (23 € sin wifi). Tras comer y descansar, tocaba la visita a la duna.

th_IMG_8671.JPG

La Duna de Pilat o Pyla, ambas denominaciones son aceptadas aunque a nivel oficial se emplea la primera , es eso, una gran duna de arena  que alcanza más de 100 m de altitud con pendientes de entre 30 y 40º. Hay que estar en buena forma para subirla. Desde 1978 es un paraje y ecosistema protegido.

th_IMG_8673.JPG

Un Citroën CX de primera serie

th_IMG_8678.JPG

La práctica del parapente está muy extendida, siendo destino para los amantes  de este deporte (el Wagas Festival, por ejemplo). Curiosamente, la gran parte de aficionados que nos encontramos ese día eran alemanes. Todo un espectáculo.

th_IMG_8690.JPG

th_IMG_8692.JPG

th_IMG_8716.JPG

th_IMG_8706.JPG

th_IMG_8720.JPG

th_IMG_8721.JPG

Día 12, 3 de Sseptiembre : Dune de Pilat-Zarautz (255 km)

Y llegó la hora de despedirse  de Francia. Pero tras cruzar la frontera aún haríamos una última parada, en Zarautz (Guipúzcoa). Esta bonita localidad vasca es una vieja conocida, aunque hacía siete años que no la pisábamos, pues ya habíamos estado durante nuestras primeras vacaciones con el Escarabajo (experiencia  que marcaría el inicio de mi fiebre por hacer largos recorridos en un vehículo propulsado por motor aircooled).  La lluvia nos recibió poco antes de llegar a España y en Zarautz ésta había arreciado. Fuimos directamente al Gran Camping de Zarautz, pues era donde nos habíamos alojado en aquella anterior ocasión. La intención era alquilar un bungalow ya que el terreno estaba lógicamente embarrado pero en recepción nos indicaron que ninguno de los campings próximos ofrecían esta opción de alojamiento así que nos buscamos la vida hasta llegar, pocos metros más allá, a una casita rural llamada Agerre Goikoa  (55 €). A destacar la atención prestada por la encargada, pues tras explicarle nuestra desorientación inicial se prestó a esperarnos desde la carretera  para indicarnos su situación.

th_IMG_8786.JPG

th_IMG_8788.JPG

Al poco, el cielo se despejó y apareció el sol, así que tras comer y descansar, dimos un paseo por su playa, famosa por ser una de las cunas del surf español. Casualmente se estaban organizando los preparativos para el Campeonato de Surf.

th_IMG_8792.JPG

th_IMG_8795.JPG

El restaurante de Karlos Arguiñano puede decirse que es una atracción turística más. Gracioso observar la legión de grupies (señoras con los sesenta ya cumplidos) que se agolpan tanto en la terraza como alrededor del hotel en busca de su ídolo culinario-televisivo.

th_IMG_8796.JPG

th_IMG_8797.JPG

th_IMG_8801.JPG

th_IMG_8800.JPG

th_IMG_8810.JPG

Debemos comentar que esta  jornada tuvo un sabor agridulce desde un punto simbólico. Sería nuestra última noche del viaje y deseábamos haberla pasado durmiendo por última vez dentro de la furgoneta.  Esta tristeza, sumada a la nostalgia de dar por concluida la aventura y dejar atrás las vivencias del camino tenía un significado especial: por primera vez y después de un año, por fin empezamos a notar que esta máquina ya formaba parte de nuestra vida, a ser un miembro más.

th_IMG_8790.JPG

Día 13, 4 de Septiembre: Zarautz-Gijón (349 km)

Sin más complicaciones, el regreso a casa tan solo se vio enturbiada por la terrible lluvia que nos alcanzó a la altura de Bilbao, justo en un tramo complicado por el elevado tráfico de camiones y los constantes desniveles y curvas cerradas del trazado. Con calma y prudencia salimos de la tesitura  pues unos kilómetros atrás habíamos dejado la horrible imagen de un accidente mortal. Llegados a Cantabria, la lluvia amainó y en Cabezón de la Sal paramos en un área de servicio donde además de repostar, almorzamos bien temprano, siguiendo con la costumbre francesa a la que nos habíamos habituado. Tras esta breve parada, ya sin lluvia y con carreteras más propicias para nuestra humilde potencia, llegar a casa fue coser y cantar.

2.904 km

13 días

1.862 fotos

Muchos recuerdos

16:50 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

24.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 10)

Día 9, 31 de agosto: Dinan-Lohéac (90 km )

Esto es Bretaña y a pesar de seguir en agosto, la lluvia y la niebla nos acompañarán durante todo el camino. A esto hubo que añadir un ligero rodeo por culpa  de carreteras cortadas por obras y una grandiosa retención en las inmediaciones de Rennes por idénticos motivos que nos retrasó. Sin embargo llegamos justo para almorzar según el horario francés en Lohéac, lugar de nuestro destino para ese día.

th_IMG_8584.JPG

Lohéac es un pequeño pueblo de no más de 650 habitantes pero cargado de encanto, otro de esos tantos que uno se encuentra como anclado en el tiempo. Todo en él gira alrededor del automovilismo y hasta pude avistar a más de un clásico deportivo bramando entre sus estrechas calles (no tuve tiempo para fotos). Además nuestra llegada coincidía con los preparativos para el Campeonato Mundial de Rallycross que se celebraría al ese fin de semana y donde estaban inscritas figuras del WRC como Petter Solberg o del DTM como Mattias Ekstrom. Nuestras intenciones era alojarnos en el hotel Le Relais des Arcandiers profusamente decorado con automobilia de época pero resultó estar cerrado. Por suerte, el pueblo cuenta con bastantes hospedajes así que escogimos  La Gibecière (69 €,  altamente recomendable aunque no cuenta con un parking privado propiamente dicho). A sus puertas, un Renault Juva de 1950 da una idea de cómo es la cultura que se respira por aquí.

th_IMG_8141.JPG

Algunas curiosidades que nos encontramos en este pequeñito pero encantador pueblo bretón...

th_IMG_8592.JPG

th_IMG_8600.JPG

Un VW Funcup (monoplaza de chasis tubular y carrocería de fibra imitando a la del Escarabajo)

th_IMG_8589.JPG

Cadillac 1966

th_IMG_8588.JPG

Tras reponer fuerzas en su restaurante, nos dirigimos al Manoir de l'Automobile… la joya de la corona de Lohéac junto con su circuito. Se trata de una colección privada distribuida en los 14.000 m2 de una regia mansión del siglo XVII. Abierto al público desde 1988 es propiedad del expiloto y magnate de la prensa del motor Michel Hommell, creador además del circuito de rallycross , primero de esta disciplina en Francia (1976). Muchos hoteles y restaurantes se encuentran en el municipio, para satisfacer la creciente afluencia de visitantes atraídos por la mansión del automóvil y su entorno, incluyendo el circuito de rallycross.

th_IMG_8150.JPG

Pocas palabras puedo decir, ni siquiera mencionar los 400 ejemplares de automóviles clásicos expuestos, otras tantas más  maquetas, dioramas, automobilia… no solo coches, también embarcaciones de velocidad, motocicletas y hasta una recreación de un pueblo con sus diferentes establecimientos de antiguas artes y oficios. Cada sala albergaba una nueva sorpresa y sinceramente fue todo tan abrumador que llegué a saturarme. Igualmente acabé agotado pues recorrerlo fueron tres horas ¡tres horas! Imposible plasmar aquí todas las fotos tomadas, más de 500, porque difícil era el coche que no tuviera un algo especial. No sólo era la cantidad, sino que la calidad de algunos ejemplares era soberbia, por estado  de restauración o por el interés de la unidad en cuestión.  Seleccionar las que considero como más significativas también ha llevado su esfuerzo para tratar de ilustrarlo lo más fehacientemente posible.  No creo que exista un museo donde se junte tanta VARIEDAD como CALIDAD juntas y de manera tan ordenada. Si en Le Mans tenía muchas esperanzas depositadas, el museo de Lohéac deja a la altura del betún a éste, dicho con el mayor de los respetos hacia el sarthois.

th_IMG_8560.JPG

León Bollée de 1896

th_IMG_8159.JPG

Delahaye 135 MS Henri Chapron (1949)

th_IMG_8162.JPG

Tracta fue una marca francesa de breve vida (1926-1934) pionera en desarrollar vehículos de tracción delantera

th_IMG_8163.JPG

Panhard PL17

th_IMG_8166.JPG

Restos del Bugatti EB110 SS accidentado durante las 24 Horas de Le Mans de 1994. Michel Hommell fue el impulsor de preparar esta unidad, la única con carrera deportiva,  para inscribirla en la célebre prueba de resistencia francesa.

th_IMG_8174.JPG

Su motor, un V12 de 3.500 cc con cuatro turbos capaz de rendir 600 cv

th_IMG_8183.JPG

Toyota 908 HDI FAP, 2º en las 24 Horas de Le Mans 2011

th_IMG_8180.JPG

Los añorados coches de rallies del Grupo B.

th_IMG_8214.JPG

Renault 5 Maxi-Turbo (350 cv) de Carlos Sainz

th_IMG_8205.JPG

Audi Quattro S1 (500 cv) de Walter Röhrl

th_IMG_8199.JPG

Peugeot 205 T16 Evolution 2 de Bruno Saby

th_IMG_8181.JPG

Que sea un coche en miniatura para niños no le resta valor ni mucho menos... estamos hablando de este Bugatti T-52

th_IMG_8217.JPG

La sección Alpine cuenta con representantes excepcionales, como este A-210 de 1966 que gracias a su carrocería aerodinámica es capaz de alcanzar 252 km/h

th_IMG_8193.JPG

th_IMG_8238.JPG

Jaguar XJR 11 de 1990

th_IMG_8190.JPG

 Lamborghini Miura S (1970)

th_IMG_8219.JPG

Las motocicletas Elf fueron diseñadas trasladando las técnicas de los F1 de los años 70’s y 80’s.

th_IMG_8464.JPG

Impresionante también la colección de maquetas en diversas escalas así como la exposición de dioramas recreando imágenes históricas

th_IMG_8279.JPG

th_IMG_8276.JPG

th_IMG_8260.JPG

Grandes berlinas y limusinas de lujo... entre las que se encontraba el Cadillac de Nasser

th_IMG_8298.JPG

th_IMG_8318.JPG

El MAN del campeón español Antonio Albacete

th_IMG_8307.JPG

Dos majestuosos coches de la Europa del Este (Checoslovaquia) con motor V8 trasero refrigerado por aire: Tatra 603 de 1968 y  613 de 1991

th_IMG_8326.JPG

Este Citroën 8CV "Petite Rosalie" se preparó para rodar 300.000 km a fondo en el circuito de Montlhéry en 1933. Tal hito duró 134 días a 93 km/h de media sin fallos mecánicos. Un récord que aún no ha sido superado.

th_IMG_8316.JPG

Una de esas rarezas mecánicas que tanto me gustan: el tractor Lanz Bulldog equipa un motor diesel monocilíndrico de dos tiempos capaz de girar en ambos sentidos

th_IMG_8329.JPG

th_IMG_8330.JPG

Alfombra roja

th_IMG_8354.JPG

Ferrari F1 126C3 de René Arnoux (1983)

th_IMG_8344.JPG

Ferrari 250 GT "batalla corta" de 1960... estos modelos en cada subasta  rompen récords de cotización

th_IMG_8343.JPG

Otro mito del motor y uno de los Ferrari más deseados: el 288 GTO en 1984 marcó un antes y un después en la casa del cavallino. Fue además, el primer vehículo de serie en superar los 300 km/h

th_IMG_8348.JPG

th_IMG_8362.JPG

La asociación 2cv+monja rompe fronteras

th_IMG_8361.JPG

Amphicar, un intento de lanzar un coche anfibio a gran escala. Relativo éxito o profundo fracaso según como se mire, entre 1961 y 1966 se fabricaron cerca de 4.000 ejemplares

th_IMG_8365.JPG

Otro de los platos fuertes... la sala de Fórmula 1. Aquí hay reunidos 18 monoplazas, la mayoría de finales de los 80's y mediados de los 90's así como diferentes piezas y componentes.

th_IMG_8372.JPG

th_IMG_8386.JPG

El famoso Cosworth V8 que en diferentes evoluciones motorizó a muchos F1 y se alzó con varios campeonatos

th_IMG_8391.JPG

Otro motor legendario, el 1.5 biturbo de Renault que inició la era turbo a finales de los 70's

th_IMG_8387.JPG

El monoplaza que más interés despierta: McLaren-Honda MP4/2 de Alain Prost (1986)

th_IMG_8406.JPG

th_IMG_8392.JPG

Facel Vega, extinto fabricante francés de grandes turismos de lujo

th_IMG_8455.JPG

Tres Porsche aircooled: 356C, 911/901 y 914/4

th_IMG_8487.JPG

La zona donde se recrea un antiguo pueblo con sus locales así como una colección de carruajes

th_IMG_8496.JPG

th_IMG_8502.JPG

th_IMG_8500.JPG

...y donde menos te lo esperas ¡un F1 en el tejado! Renault R27 (2007)

th_IMG_8537.JPG

Jacky Ickx disputó el Rally de los Faraones de 1988 al volante de este Lada

th_IMG_8528.JPG

En 1990 Michel Hommell fundó su propia marca de coches establecida en Lohéac. Su primer modelo fue presentado en 1994 , con motores suministrados por Peugeot/Citroën, pero problemas financieros obligaron a cerrar la empresa en 2003.

th_IMG_8571.JPG

th_IMG_8566.JPG

...y finalizamos con este trío de Volkswagen. El 18A  de 1949 fue carrozado por Hebmüller para servir a la policía alemana. En la actualidad se trata de un modelo de gran rareza y escasez.

th_IMG_8555.JPG

Literalmente agotados tras la visita, regresamos al hotel para cenar y hacer los preparativos para la siguiente etapa.

PRÓXIMA ETAPA: LOHÉAC-CHATELAILLON

15:39 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

21.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 9)

Día 8, 30 de agosto: Mont Saint Michel- Dinan (56 km)

Entre niebla, atrás dejamos Normandía para adentrarnos en territorio bretón.. Tras los consejos del día anterior decidimos llegar hasta un pueblo medieval que también fue recomendado por  nuestro amigo José Luis “Bitxiki”, otro apasionado de los Volkswagen que un par de semanas antes había realizado una ruta similar desde el País Vasco al volante de su Escarabajo. El pueblo en cuestión es Dinan, a poco más de cincuenta kilómetros del Mont Saint-Michel.

th_IMG_8030.JPG

Dinan fue toda una sorpresa…¡otra más!. No hay calle, rincón ni callejuela que no aguarde una delicia para los sentidos pues parece que hayamos retrocedido siglos atrás. El ambiente es muy turístico pero sin llegar a ser empalagoso. Bajar al puerto, ver los talleres de artesanos, exposiciones de artistas… hasta contamos con un concierto de jazz al aire libre. Un lugar mágico.

th_20150830_185440.jpg

th_IMG_8033.JPG

th_IMG_8041.JPG

th_IMG_8043.JPG

th_IMG_8053.JPG

th_IMG_8055.JPG

Bajada hacia el puerto, una calle muy empinada

th_IMG_8060.JPG

th_IMG_8063.JPG

Esta calle está plagada de talleres de artesanía o exposiciones de artistas locales.

th_IMG_8076.JPG

th_IMG_8082.JPG

th_IMG_8084.JPG

th_IMG_8085.JPG

th_IMG_8089.JPG

Jazz y soul en directo

th_IMG_8098.JPG

th_IMG_8100.JPG

th_IMG_8106.JPG

th_IMG_8120.JPG

th_IMG_8122.JPG

Sin ser conscientes, el tiempo se nos pasó recorriendo sus calles, degustando sus crepes y galettes. Aunque en un principio Dinan iba a ser una mera parada dentro de un trayecto más largo, aquella prolongada visita nos demoró demasiado y sobre todo, la asfixiante climatología  con calor acompañado de mucha humedad, nos quitó las ganas de volver a la carretera. Por lo tanto decidimos establecernos allí mismo, en su camping municipal llamado Chateaubriand .

th_IMG_8129.JPG

Parece ser que cada vez los campings escogidos por cuestiones  ruteras se vuelven más sencillos, más “a la española” por llamarlo de alguna manera. Este en concreto no llega a ser del todo cutre pero ahí lo roza. Al menos su precio es más que económico, 14 euros con electricidad (10 sin esta opción) y está justo en el pueblo. Pero para de contar. Los baños no gozan de tan buena limpieza como se desea, en algunos incluso es más que deficiente su mantenimiento, las duchas son pequeñas y sin comodidades y en general las instalaciones son muy básicas. Aunque quizás lo que más me haya molestado es que no vi ningún tipo de restricción a su acceso y estar el recinto muy expuesto a la vista del público lo cual no da ningún tipo de confianza a la seguridad.  Desconozco si por la noche habrá algún tipo de vigilancia pues carece de barrera o valla de seguridad. En ese aspecto se asemeja más a un área de autocaravanas que a un camping en condiciones. No lo recomendaría salvo caso de tener que pernoctar obligatoriamente en la zona.

th_IMG_8132.JPG

Allí coincidimos  con una impecablemente restaurada T2a ’69 de una pareja de la Isla de Jersey (UK) que se sorprendieron de nuestra procedencia.  Equipada con un motor de doble carburación que sonaba de lujo, el techo y equipamiento es tipo Dormobile . Entre otras cosas, allí hablamos sobre la posible causa de mi fuga de aceite, llegando a la conclusión que no tendría la mayor importancia por tratarse de un mal desahogo de presión en el cárter por equipar un filtro de aire poco acorde…

th_IMG_8130.JPG

Cae la noche y la lluvia volvió. Tanto normandos como bretones llevan con buen humor su climatología como así lo constatan la multitud de chistes que podremos encontrar en sus suovenirs.  

 

PRÓXIMA ETAPA: DINAN - LOHÈAC

16:10 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

18.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 8)

Día 7, 29 de agosto: Arromanches-Mont Saint Michel (141 km)

En Arromanches-sur-Bains el cuentakilómetros arrojaba la cifra de 1.503 km desde el punto de partida. Pero esto no significaba que el viaje de vuelta no estuviera plagado de más rincones emocionantes. Es más, ahora el turno para otro de los destinos “estrella”, nada menos que el emblemático Monte Saint Michel.

Llegado este momento es justo comentar unas apreciaciones personales de por qué me gusta tanto viajar por tierras francesas (que con ésta, sería la cuarta ocasión). Por un lado, encuentro unas facilidades para el viajero de largas distancias que en España nunca he encontrado hasta el momento. Puedo afirmar que siempre que hemos querido organizar un viaje por la Península Ibérica al final desistimos ante la limitación y rigidez de encontrar alojamientos, mientras que Francia te permite una mayor flexibilidad a la hora de improvisar. Este viaje, como el resto que hemos realizado,  fue planeado sin reservas previas… de hecho, a partir de Saint-Michel no teníamos claro cómo programar las siguientes etapas de vuelta con la idea de improvisar según tocara… Quizás el siguiente punto destacable va relacionado con el anterior: la apabullante circulación de caravanas y motorhomes  por no hablar de las numerosas T3’s que encontramos por las carreteras lo que confirma una tradición y cultura campista que no está tan mal considerada como en España. Me llamó poderosamente la atención la popularidad de pequeñas Eribas, ya sean antiguas al estilo del modelo Puck o más modernas como la GT, las cuales llegué a contar por decenas. Y hablando de trastos veteranos, independientemente del día de la semana siempre me encontré con algún clásico, ya fuera de los populares o de mayor empaque, en pleno funcionamiento. Y si esto fuera poco, no es raro que los usuarios de la vía saluden amistosamente… en estas dos semanas de viaje recibí más saludos que en todo el año que llevo con la furgo por España. No es un dato relevante, pero ahí lo dejo caer… Prosigamos con la crónica.

th_IMG_7867.JPG

Mont Saint-Michel es uno de los monumentos más concurridos de Francia, otro de sus iconos junto con la Torre Eiffel. Famoso por sus bruscas crecidas y bajadas de marea, desde 1979 es declarado Patrimonio de la Humanidad. La abadía comenzó a  construirse en el siglo VIII y sucesivamente fue ampliándose hasta llega a la actual configuración, que data de 1898 (aunque continuaron obras hasta mediados del siglo XX).

th_IMG_7869.JPG

Dentro de lo que cabe tuvimos buena suerte al dar con un día donde la lluvia nos respetó aunque tampoco la climatología fuera de lo más propicia, con gran nubosidad y un bochorno que nos hizo sudar a mares durante el trayecto de subida a la abadía.

th_IMG_7878.JPG

Desde el área de alojamientos turísticos, uno puede llegar por tres medios diferentes: andando, en navette (un curioso autobús reversible, pues no gira, simplemente el conductor cambia de cabina según el trayecto sea de ida o vuelta) o en carruaje de caballos. Las navettes son gratuitas. La bicicleta es otra opción pero el acceso por vehículo privado a motor desde hace años no está permitido.

th_IMG_7884.JPG

Esta vez gracias a la climatología más propicia nos alojamos en el Camping du Mont Saint Michel, municipal y la única opción de campista más cercana al monte.  De hecho, el resto de establecimientos hoteleros se encuentran en la misma área y la recepción de este camping se hace a través del Hotel Vert. Otra opción es aparcar en un área de autocaravanas justo antes del acceso a la zona de alojamientos. Cabe destacar que para acceder a esta zona turística se necesita un código para levantar la barrera y dicho pase solo es posible si previamente se tiene reserva en cualquiera de los establecimientos hoteleros. En nuestro caso, unos minutos antes a la llegada nos habíamos puesto en contacto con el camping para reservar plaza y tener acceso.

Sobre el camping, no está mal del todo. Cuenta con servicio de lavadora y secadora, que es de agradecer. Las parcelas son suficientemente amplias  y delimitadas por setos. En cuanto a los aseos, mixtos, correctos sin más y con buena higiene. Debido a las lluvias de estos días no presentaban un aspecto de lo más decente pero entendemos que es inevitable debido al constante tránsito de zapatos embarrados. Por 22 euros y pudiendo llegar a pie hasta el Mont Saint Michel no se puede pedir más. La wifi -gratuita-de este camping es muy débil y prácticamente carece de cobertura en las parcelas.

th_IMG_7872.JPG

En ese momento, la marea aún estaba baja

th_IMG_7901.JPG

th_IMG_8011.JPG

th_IMG_7907.JPG

th_IMG_7910.JPG

Todo está destinado a turisteo

th_IMG_7912.JPG

Subida hacia la abadía

th_IMG_7916.JPG

th_IMG_7930.JPG

th_IMG_7932.JPG

Iglesia reconstruida en 1780

th_IMG_7943.JPG

Claustro del s.XIII

th_IMG_7953.JPG

Durante una época en que se empleó también como cárcel, ésta rueda servía de grúa para izar suministros a los condenados. Eran los propios presos quienes caminaban dentro de la rueda para accionarla a modo de cabrestante.

th_IMG_7976.JPG

th_IMG_7977.JPG

Aguja con la célebre estatua del arcángel San Miguel (Saint Michel) venciendo al dragón

th_IMG_7986.JPG

La estatuta ideada por Emmanuel Fremiet en 1894 cuenta con 2,20 metros de altura y está realizada por planchas de cobre remachadas

th_IMG_7981.JPG

La  subida de marea es un espectáculo que congrega a docenas de curiosos

th_IMG_7992.JPG

th_IMG_8014.JPG

th_IMG_8018.JPG

Otro de nuestros objetivos que tanto deseábamos conocer ya había sido conseguido. Como nota a título personal, este enclave así como su camping es el primero donde nos encontramos con más de un español y agradecemos la ayuda prestada por una familia vasca rumbo a Eurodisney que nos orientó para las siguientes etapas, pues aún no teníamos del todo claro como organizar nuestro camino de vuelta. Desde aquí les deseamos que hayan disfrutado de su estancia por el parque de atracciones.

 

PRÓXIMA ETAPA: MONT SAINT MICHEL-DINAN

 

15:49 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |