04.08.2016

Somiedo, el Valle del Lago y el Lago del Valle

Cuatro años han pasado desde nuestra última visita a Somiedo, el lugar donde mejores recuerdos guardo de mi infancia. En la última ocasión ya había transcurrido más de una década, tal como expuse en la entrada correspondiente del blog y tan gratificante había sido aquel reencuentro que nos prometimos volver. En esta ocasión no sería el Escarabajo y hotel rural lo elegido, quisimos despedirnos de estos últimos días de vacaciones poniendo a prueba las capacidades de la Kombi camperizada en lo que sería nuestra primera experiencia campista en alta montaña. Poco a poco hay que ir tomando confianza y sinceramente, nos ha vuelto a sorprender  lo que aguantan estas vetustas mecánicas refrigeradas por aire...

Los primeros kilómetros de ascensión no son difíciles, lo complicado comienza una vez pasado Pola de Somiedo y comenzar la carretera que lleva hasta el Valle del Lago; son ocho kilómetros con un primer tramo con desniveles comprendidos entre el  6 y el 10% seguido de una zona durísima donde se llega hasta el 18% de pendiente. Este tramo está formado por seis curvas de herradura que obligaron a engranar la primera velocidad para sortearlas. Estamos hablando de un motor de carburación de 50cv empujando una furgoneta con su equipamiento de camping, así que la respuesta ofrecida fue tan sorprendente como el que durante todo el trayecto no emitiese ni el más mínimo quejido. Una vez trazada cada curva, ya que su reducido radio obligaba a reducir, con el pie a fondo el motor recuperaba vueltas permitiendo engranar la segunda velocidad... Superadas estas seis curvas, la orografía se suaviza pudiendo rodar más relajado hasta alcanzar la presa que precede a la entrada del pueblo del Valle. Momento de relax y tomar unas fotos;

th_IMG_1128.JPG

th_IMG_1136.JPG

El Valle del Lago, de orígenes ganaderos, en la actualidad y aprovechando la categoría de Parque Nacional de Somiedo, se ha reconvertido en un centro turístico, con varias ofertas de alojamiento  y hoteles rurales. Cuenta con un camping que es donde nos alojamos por dos noches: Camping "Lagos de Somiedo". Podría decirse que se trata de un negocio a la antigua usanza, por no decir que desfasado ya que básicamente no cuenta con parcelas sino que es más bien un prado donde la gente acampa donde haya hueco. Tan sólo está dividido para separar dos zonas para tiendas de campaña y autocaravanas. El resto de instalaciones son muy básicas y salvo por el detalle que reina la limpieza, por el resto diría que aprueba sin más con el suficiente. La cafetería no cuenta con cocina. Me recordó, en parte, a aquellos campings de mi época de estudiante cuando la economía no daba para más... Como ejemplo, los aseos sólo disponen con cuatro duchas, tres lavabos y dos sanitarios, muy básicos  presentando algunos desperfectos.  La zona de furgonetas tendrá cabida para una docena de vehículos, pocos más no creo que entrarán para convivir con holgura. Porque otro detalle es que al no estar parcelado, no queda registrada la plaza, por lo que puede ser ocupada en caso de que hagas un desplazamiento y te ausentes. Sin embargo, durante nuestra estancia el ambiente reinante era sano, de armonía y muy familiar. Allí nos encontramos con múltiples nacionalidades: alemanes, suizos, belgas, holandeses,  franceses y por supuesto, nacionales del centro, norte y sur de España. Los niños disfrutarán de lo lindo, demostrando que en plena naturaleza con poco se conforman para pasárselo en grande. ¿Precio? 25 €/día con electricidad. No está mal y tampoco hay más opciones campistas (el más cercano está en Pola de Somiedo) y como aviso, se han notificado denuncias a aquellos que pernoctan en su furgoneta/autocaravana en el parking del pueblo...

th_IMG_1176.JPG

th_IMG_1147.JPG

th_IMG_1155.JPG

th_IMG_1234.JPG

Para quienes no les guste el campismo propiamente dicho también tienen la opción de alquilar unas cabañas tradicionales de “teito” a modo de bungalows.

th_IMG_1161.JPG

th_IMG_1175.JPG

Lo mejor, sin duda alguna, el entorno y su cercanía a múltiples rutas y sendas

th_IMG_1164.JPG

th_IMG_1171.JPG

th_IMG_1237.JPG

Al día siguiente realizamos la ruta que lleva hasta el Lago del Valle

th_IMG_1178.JPG

th_IMG_1196.JPG

Se trata de una ruta relativamente fácil que  puede llevar más de un par de horas dependiendo de la condición física. Aún así, hay repechos pronunciados que exigen un poco más que la media. Obligatorio el ir con calzado adecuado para montaña.

th_IMG_1199.JPG

El paisaje, un regalo para los sentidos

th_IMG_1207.JPG

th_IMG_1209.JPG

th_IMG_1210.JPG

th_IMG_1205.JPG

Curiosidad: un capó de SEAT/FIAT 127 atechando un abrevadero para el ganado

th_IMG_1244.JPG

Cabaña de "teito", construcción vaqueira típica de Somiedo

th_IMG_1259.JPG

Llegado el momento el camino se bifurca en dos opciones para llegar al mismo sitio: el de la izquierda es más corto, con mejor firme (incluso con tramos hormigonados) pero sin sombra. El de la derecha cuenta con sombra pero es más largo, no mucho y con el terreno más agreste y escabroso. Debido a que ese día el sol pegaba con fuerza y a que ya conocíamos el corto, decidimos ir por el segundo. Se puede decir que es más difícil pero más fresco, así que se lleva bien.

th_IMG_1402.JPG

th_IMG_1262.JPG

th_IMG_1263.JPG

Desde la parte con sombra se va más pegado a la ladera y puede verse hacia abajo el otro camino paralelo por la Pradera. Por la Pradera el acceso a vehículos motorizados está restringido excluivamente para los ganaderos y trabajadores agrícolas de la zona, no para TURISTAS. A pesar de las señalizaciones parece ser que alguno no se da por aludido...

th_IMG_1269.JPG

th_IMG_1275.JPG

th_IMG_1276.JPG

th_IMG_1278.JPG

th_IMG_1285.JPG

...y finalmente, a 1.550 metros de altitud ante nosotros aparece el mayor lago de Asturias rodeado de montañas

th_IMG_1292.JPG

th_IMG_1317.JPG

El islote

th_IMG_1298.JPG

th_IMG_1301.JPG

th_IMG_1306.JPG

Vaca de raza autóctona; asturiana de los valles

th_IMG_1359.JPG

A pesar de su imponente porte, son de carácter manso y tranquilo... pero a unos turistas italianos no les debió hacer mucha gracia su presencia en estado de libertad

th_IMG_1316.JPG

Fauna pequeña; las zonas de umbría y humedad estaban plagadas de estos simpáticos sapitos de un par de centímetros de longitud

th_IMG_1347.JPG

Caballitos del diablo azules formando la rueda de apareamiento

th_IMG_1356.JPG

Libélula roja

th_IMG_1393.JPG

Tras descansar, hidratarse y reponer fuerzas con un buen tentempié, tocaba regresar al Valle del Lago. En esta ocasión tomamos el camino que atraviesa la Pradera.

th_IMG_1369.JPG

th_IMG_1398.JPG

th_IMG_1397.JPG

Ya en el Valle, esta formación rocosa cubierta de vegetación recuerda al perro Pluto

th_IMG_1403.JPG

Tractor Pasquali 906 de los años 70's ahora arrumbado como elemento decorativo

th_IMG_1412.JPG

A pesar de estar en pleno verano (agosto) y disfrutar de unos días magníficos de sol rozando los 30ºC, en el momento que atardece la temperatura descienden bruscamente y la humedad ambiental hace acto de presencia durante la noche. Conviene ir bien provisto de ropa de abrigo y buenas mantas para pernoctar dentro de la furgoneta. A la mañana siguiente es normal que amanezca con rocío empapándolo todo, así que mucho cuidado con dejar la ropa tendida o el calzado en el exterior. Nuestro toldo, por ejemplo, estaba chorreando cuando despertamos.

Al tercer día tocaba despedirse con tristeza y con la ilusión de regresar nuevamente una vez sabiendo que la T2 es capaz de afrontar el  trayecto sin limitaciones mecánicas. La última prueba de fuego resultó ser la temible bajada, que se saldó con numerosas petardadas por el escape al retener en las pendientes más pronunciadas y un alarmante olor a forro de frenos quemados... pero  llegamos sanos y salvo hasta la Pola de Somiedo, transcurriendo  el resto del camino   a casa con total normalidad. No podía ser de otra forma tratándose de un Volkswagen Aircooled

 

17:10 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) | Tags: somiedo, valle del lago, lago del valle |  Facebook |

21.07.2016

Escapada por Galicia 2016 (parte 2): Illa de Arousa

Arrancamos bien temprano ya que amaneció con unas nubes que no presagiaban nada bueno.  Nuestro destino era el mismo del año pasado: la Isla de Arosa (Illa de Arousa en gallego), en la Rías Baixas. Confiábamos en que su microclima  fuera favorable a nuestros planes de evasión. Durante casi todo el camino, el frío, el viento y ocasionalmente, lluvia, fueron nuestros -molestos- compañeros. Por suerte esta vez la niebla no hizo acto de presencia y pudimos ir por la autovía (de lo contrario tocaría desviarse por el puerto de la Sesta). El viaje se nos hizo agotador a pesar de que se planteó con calma y el kilometraje no era realmente excesivo, sobre 250 km. Hubo algunos repechos donde no quedaba más remedio que reducir a 3ª y circular manteniendo el motor girando a revoluciones óptimas, esto es, sin pasar de 60/65 km/h. Pero fueron situaciones ocasionales ya que por el resto se podía circular, si las rachas de viento no lo impedían,  a cruceros por encima de 90 km/h, aunque siempre mirando por preservar  la veterana mecánica. Al llegar a las Rías Baixas la climatología cambió drásticamente, con un cielo azul y temperaturas estivales. ¡Justo lo que buscábamos!

Illa de Arousa es espectacular y poco puedo añadir a lo que narré en el post del pasado año. Incluso repetimos en el mismo camping del año pasado, “El Edén”, donde  anecdóticamente, en recepción se acordaron de nosotros y nuestra furgoneta…  Por 30€/día, agua y electricidad incluidas, cuenta con wifi gratis pero muy débil (sólo se alcanza en la zona de la cafetería) y destaca por su ambiente familiar, tranquilo y sobre todo, limpieza. BRICO: en esta ocasión, tal como se aprecia en la foto, conseguimos que el toldo Tarp de Decathlon sirviera como acople a la carrocería de la furgo, empleando un tubo de aluminio enganchado al vierteaguas mediante prensillas. Debido al sol constante fue una opción práctica y sencilla que mejoró nuestra estancia. Las altas temperaturas ambientales, en ocasiones superiores a los 34ºC (dentro del habitáculo a saber hasta cuánto subirían) , sacaron a relucir las limitaciones de nuestra nevera  Crivit termoeléctrica, la cual se quedó corta a la hora de enfriar. Ya estamos pensando en su futura sustitución por algo de mayores prestaciones...

th_IMG_0075.JPG

Aunque las Volkswagen T3 suelen ser vehículos aún habituales por estas fechas, algunas versiones son bastante raras de ver. Como ejemplo, esta Syncro Westfalia de una simpática familia ponferradina. Equipada con tracción 4x4 y motor 2.1 inyección de 112 cv, el famoso wasserboxer .

th_IMG_0070.JPG

th_T3.jpg

Las playas, por suerte, aún no están masificadas y entre sus incondicionales reina el civismo.  Por esa razón es una de nuestras zonas favoritas para desconectar. Puede hacerse un recorrido tanto a pie como en bicicleta de montaña alrededor de la isla a través de sus senderos, visitando cada una de sus calas rodeadas de naturaleza. Una caminata tranquila por el Parque Natural de Carreirón puede llevarnos cerca de una hora, siendo ideal tanto para hacer deporte como para disfrutar del espectáculo de su paisaje.

th_IMG_0080.JPG

th_IMG_0082.JPG

th_IMG_0084.JPG

th_IMG_0086.JPG

th_IMG_0090.JPG

th_IMG_0091.JPG

th_IMG_0092.JPG

th_IMG_0094.JPG

th_IMG_0096.JPG

th_IMG_0097.JPG

th_IMG_0101.JPG

th_IMG_0107.JPG

th_IMG_0109.JPG

th_IMG_0112.JPG

Visita al pueblo y su zona portuaria. Es pequeñito y 100% pesquero, así que tampoco vayáis con la idea de encontrarse con algo pintoresco. Coincidimos justo durante las fiestas patronales de la Virgen del Carmen.

th_IMG_0119.JPG

th_IMG_0120.JPG

th_IMG_0121.JPG

th_IMG_0125.JPG

Por ser patrona de los marineros, lo barcos se encontraban engalanados

th_IMG_0137.JPG

th_IMG_0144.JPG

th_IMG_0146.JPG

th_IMG_0156.JPG

Una magnífica T2b Westfalia que vimos en varias ocasiones rodando por la isla

th_IMG_0163.JPG

Al final, lo que en principio iban a ser dos días en Illa de Arousa  pasaron a ser tres… para luego decidir de permanecer otro día más. Se puede decir que ha sido la primera vez que nos tomamos las vacaciones de una manera convencional, rompiendo con lo inicialmente previsto, que era hacer una ruta con varias paradas por la región para luego continuar  hasta las Rías Altas de vuelta a casa… está claro que estamos enamorados de la isla y que un futuro repetiremos.

 

15:24 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

18.07.2016

Escapada por Galicia 2016 (parte 1) :"Playa de Las Catedrales"

Por fin llegaron las ansiadas vacaciones. Intentando huir de la rutina, había muchas ganas de hacer una escapada veraniega  y a veces los mejores planes son los que no se planean… El destino más o menos estaba decidido:  una vez más repetir en las Rías Baixas (Galicia) y más concretamente con destino a la Illa de Arousa (Isla de Arosa) , donde sus playas y clima son ideales para desconectar.  Lo que no estaba claro era si hacerlo de un tirón como el año pasado o por etapas al disponer de más tiempo libre. Por otra parte, este año el verano por el norte de España está siendo fatal y para el día que teníamos pensado partir las predicciones no eran nada halagüeñas.  Después de debatir varias alternativas, optamos por tomar una decisión pragmática: arrancar… y ya se vería.  Con el cielo encapotado durante todo el camino, en ciertas ocasiones nos chispeó algo de lluvia. Las rachas de viento también fueron  molestas compañeras de viaje por lo que nuestras velocidades de crucero raramente superaron los 80 km/h.  Razón por la cual, hicimos escala en  A Devesa (Ribadeo), donde se encuentra la célebre Praia Das Catedrais (Playa de Las Catedrales).

Paramos a pernoctar en el camping A Nosa Casa, a orillas (literalmente) de la playa Arealonga, en Barreiros. Se trata de un camping pequeño y muy tranquilo. Las parcelas son muy amplias y lo mejor, sin duda, son sus vistas.  Además, uno puede ir hasta Las Catedrales caminando tranquilamente por un paseo marítimo.  Bien equipado, cuenta con wifi gratis (aunque de señal  débil) y los aseos gozan de buena limpieza.  Nos llamó la atención que la única furgoneta camper era la nuestra, pues básicamente la clientela  se alojaba en roulottes, avances y tiendas familiares.  Ni siquiera motorhomes… quizás fueran casualidades de ese momento, pero las parcelas son muy amplias con un césped perfectamente cuidado. Sin embargo, la única nota negativa es el precio: 31 €/día con electricidad y agua incluidas. Es el precio a pagar por disfrutar de unas magníficas vistas y la cercanía a Las Catedrales.

th_IMG_9882.JPG

th_IMG_9904.JPG

th_IMG_9906.JPG

Aunque no somos muy dados al turisteo de masas, ya que estábamos allí tocaba visita obligada a la famosa playa. Lo que allí vimos puede resumirse en dos frases; efectivamente,  se trata de un paisaje espectacular, maravilloso, una sinfonía para la vista. Pero por otra parte, es un claro ejemplo de lo que supone la masificación turística. Antaño era una playa donde sus usuarios podían tomar el sol, bañarse y pasar el día tranquilamente. Pero gracias a las estúpidas campañas para fomentar el turismo y que con ilusión son acogidas por unos  habitantes que buscan el reconocimiento de que “mi playa es la más”, acaban volviéndose en su contra. Actualmente es imposible disfrutar de esa playa como debería de ser , pues más bien parece  una avenida de paseantes en plena hora punta. Muestra de ello es que la Xunta (Gobierno de la Comunidad de Galicia) ha tenido que restringir las visitas y para ello previamente se debe solicitar un permiso vía internet. Esto dio lugar a varias escenas curiosas durante nuestra estancia allí, el como algunas personas se asombraban y no entendían los pasos a seguir desde el móvil (no me puedo imaginar a aquellas personas de edad avanzada ajenas a las tecnologías actuales como solventarán estas trabas que para el resto se resuelve con teclear tus datos desde el móvil). Los vigilantes allí presentes siempre solícitos a  prestar ayuda y con infinita paciencia, así que por nuestra parte no hay queja alguna. Por ahora es gratis pero se habla que en un futuro quien sabe si no cobrarán las visitas. Además de turistas nacionales, pudimos comprobar varias nacionalidades presentes, como franceses o italianos…

th_IMG_9911.JPG

th_IMG_9910.JPG

th_IMG_9913.JPG

th_IMG_9917.JPG

th_IMG_9919.JPG

th_IMG_9926.JPG

th_IMG_9954.JPG

th_IMG_9959.JPG

th_IMG_9960.JPG

th_IMG_9961.JPG

th_IMG_9963.JPG

th_IMG_9976.JPG

th_IMG_9981.JPG

th_IMG_9984.JPG

De vuelta al camping, fuimos testigos de otro espectáculo de la naturaleza: la puesta de sol en la playa de Arealonga

th_IMG_0040.JPG

th_IMG_0046.JPG

th_IMG_0039.JPG

th_IMG_0058.JPG

th_IMG_0064.JPG

 

15:52 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

06.06.2016

Escapada dominguera (y presentación de la nueva Volkswagen T6)

Hacía tiempo que teníamos planeada una pequeña escapada para pasar el día entre amigos y de paso hacerle una puesta de largo "oficial"  a la nueva Volkswagen Transporter T6 California Beach. Y como todo lo que se lleva planeado con bastante antelación, al final hubo que cambiar el destino original a última hora por razones ajenas... por lo tanto, vuelve a quedarnos pendientes una futura subida a los Lagos de Covadonga, que era nuestra primera intención. Así pues, nuestro cambio de ruta nos llevó hasta un destino muy clásico dentro de la tradición dominguera asturiana: la playa y pinar de Rodiles. Aunque el tiempo estaba muy nublado, por lo menos no llovía y la temperatura ya se acercaba a las veraniegas. Ideal para hacer un pic-nic bajo el pinar... Por un lado, tanto la climatología como la fecha permitió disfrutar de la jornada ya que desde hace años, Rodiles llega a masificarse haciendo imposible el aparcamiento y cualquier otra actividad. Actualmente el entorno está protegido al tratarse de una reserva natural.

La ruta consistió en recorrer las sinuosas carreteras rurales que llevan hasta el Alto de La Campa (400 m y 4% de pendiente media) para posteriormente bajar hasta Villaviciosa y llegar hasta la playa de Rodiles.

th_IMG_9801.JPG

Nuestra llegada a Rodiles...

th_IMG_9820.JPG

th_IMG_9811.JPG

Ya desde el principio...los 45 años de evolución entre furgonetas quedan bien patentes...

th_IMG_9814.JPG

El famoso "pinar" donde lo que más abunda son los eucaliptos. En el pasado los vehículos podía entrar, pero desde hace años por ser un espacio protegido su acceso está prohibido. Sin embargo, cuenta con un amplio espacio libre y acondicionado para comidas campestres.

th_IMG_9826.JPG

Y claro, nosotros veníamos bien "equipados"

th_13310399_10209330353156034_5910106048194452643_n.jpg

Tras la comida, la sobremesa se aprovechó para tomar unas fotos de la recién estrenada Volkswagen T6 y compararla con mi vetusta T2. Ya de entrada, se aprecia el aumento de tamaño en todos los sentidos...

th_t2t6.jpg

th_IMG_9893.JPG

La California Beach es la versión de acceso para aquellos que quieren una furgoneta apta para el campismo.  No es un vehículo vivienda propiamente dicho ya que sólo dispone de techo elevable con cama y un práctico arcón, en líneas generales, careciendo de cualquier otro equipamiento camper como cocina, armarios, etc... pero que gracias a su configuración puede adaptarse fácilmente.

th_13346937_10208767836889390_7118998260968572420_n.jpg

Su interior impresiona por el nivel de acabado y su posición al volante. No puede envidiar en ese sentido a turismos de su misma marca...

th_IMG_9862.JPG

th_IMG_9863.JPG

th_IMG_9847.JPG

Motor y tracción delantera vs. motor y tracción trasera. Los tiempos cambian, la técnica también.

th_IMG_9877.JPG

th_IMG_9873.JPG

th_IMG_9892.JPG

Despedida de la playa de Rodiles, famosa por sus olas para el surf (y ¡ojo! peligrosidad de sus aguas). La sombra de los intereses políticos lleva años amenazando con dragarla para construir embarcaderos de lujo...

th_IMG_9828.JPG

th_IMG_9829.JPG

20:50 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

28.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 11 y FINAL)

Día 10, 1 de septiembre: Lohéac- Châtelaillon-Plage (254 km)

Después de varias etapas relajadas por distancias, tocaba volver a hacer trayectos más largos. La comprobación del nivel aceite era fundamental de cara a garantizar la integridad mecánica. Aunque antes de partir de Arromanches se tuvo que  rellenar por estar el nivel cercano al mínimo, desde entonces decidimos hacerlo en pequeñas dosis  tratando de mantenerlo en valores entorno a la mitad de las marcas.  A pesar de todo, el consumo de lubricante en todo momento se mantuvo dentro de parámetros dentro de lo normal en este tipo de motores.

El buen tiempo nos acompañó durante esta etapa y se puede decir que en el momento en que abandonamos la Bretaña, el verano volvió. No teníamos muy claro donde hacer la siguiente parada aunque más o menos teníamos definida la zona. Durante el almuerzo debatimos las opciones y finalmente lo más sencillo era alojarse en cualquiera de los campings de Châtelaillon-Plage. Por las fechas y tratándose de una zona altamente turística, encontramos el pueblo casi vacío. Es una localidad pequeña y  básicamente solo nos llevó recorrer una avenida para comprobar la oferta de hospedajes. Tras inspeccionar  un par de campings que no nos convencieron, elegimos el Le Ville Corsaires des 2 Plages. Si os parece pintoresco el nombre, el recinto le hace honor pues un galeón de cartón-piedra nos recibió a la entrada y tuve que aguantar mi risa floja al ver que el personal te atiende disfrazado de corsarios.

th_11904738_10207315024974089_371563331281803542_n.jpg

th_IMG_8621.JPG

El resto de las instalaciones como es de suponer tiene una decoración inspirada en esta temática. Una pena que al tratarse de septiembre ya no hubiera actividad campista pues tiene toda la pinta de ser un establecimiento con bastante marcha durante el verano sobre todo a nivel infantil/juvenil. No es excesivamente caro para tratarse de un 4 estrellas y el wifi  es un extra de 4 euros por día (al final nos salió todo por unos 29 euros ya que necesitábamos buena conexión para preparar la ruta del día siguiente). Buenas parcelas sin más y baños aceptables, también sin más. Todo mejorable teniendo en cuenta que goza de cuatro estrellas. Detalles como que los baños y duchas estén bajo un cobertizo no dicen mucho a su favor en ese sentido.  Nota importante: está justo al borde de una avenida y al otro extremo pasan las vías del tren… así que el ruido de tránsito es continuo.

th_IMG_8615.JPG

th_IMG_8665.JPG

El pueblo puede visitarse en poco más de media hora y tampoco es que sea gran cosa. No lo escogimos por nada en especial, simplemente estabas dentro de nuestro radio para descansar. Tiene, eso sí, un bonito paseo marítimo a borde de la arena y llama la atención sus casitas decoradas con un aire ligeramente kitsch, pues todo apunta a que sean viviendas de veraneo y ya sabemos que estas localidades tan especializadas suelen ser propicias a determinados excesos estilísticos. Digan lo que digan, también forma parte del encanto.

th_IMG_8628.JPG

th_IMG_8663.JPG

th_IMG_8635.JPG

th_IMG_8637.JPG

th_IMG_8640.JPG

Impresionante Harley-Davidson Tri Glide Ultra aparcada en la zona del casino

th_IMG_8642.JPG

Más modesto pero con mayor encanto...y es que no podía faltar ¿hace falta presentación? Eso sí, el estado bastante lamentable.

th_IMG_8651.JPG

En el camping había una familia norteamericana pero no pude contactar con ellos. Seguramente tendrían alguna que otra historia interesante que contarme. Se movían con un impresionante Dodge Ram cuyo V8 5.7 de 390 cv debía arrastrar una no menos imponente caravana.

th_IMG_8668.JPG

th_IMG_8667.JPG

Día 12, 2 Sept:  Châtelaillon-Plage-Dune de Pilat (241 km)

Se acerca el momento de llegar a casa y para la última estancia en tierras francesas haremos poco más de 240 km hacia la famosa Duna de Pilat(o Pyla). Otro día soleado lo cual hizo que el trayecto fuera más relajado. Partimos temprano pues nuevamente tendríamos que rodear Burdeos con el temor de volver a encontrarnos con terribles retenciones. Por suerte no fue el caso pero el tráfico por esa zona era bastante denso. Tan solo tuvimos que tomarnos las cosas con calma y adoptar muchas precauciones pues las cruzadas de carril e incorporaciones son frecuentes por parte del resto de usuarios. Aún así, el tráfico era fluido y no hubo ningún problema pues en ningún momento percibí signos de “agresividad” si no más bien todo lo contrario.

 Pasado Burdeos tan solo nos quedaba seguir adelante a quemar kilómetros y ya a punto de llegar a nuestro destino es cuando sospechamos que a pesar de las fechas (temporada baja y entre semana) la Duna de Pilat estaría abarrotada. Mucho tráfico y coches aparcados en los bordes de la carretera. Los campings se encuentran a lo largo de la duna así que solo hay que ir mirando uno por uno. En el Camping  Panorama la recepción prometía mucho, se veía muy serio y moderno pero al acceder… la cosa cambió mucho. El recinto se encuentra en pleno pinar con cuestas pronunciadas y las plazas se ubican entre los árboles como mejor se puede. Tras ponernos unas pulseras identificativas, tuve que seguir a  través de aquel intrincado bosque  a un trabajador que me guiaba desde un carrito de golf llevándose a  mi mujer para que diera el visto bueno. Iba a tal velocidad que en un momento dado les perdí la pista y tuve que para la furgoneta en una bifurcación no sin soltar varios improperios a grito pelado sobre su familia más directa. Al rato veo pasar el dichoso carrito a toda leche cuesta arriba y mi mujer notablemente enfadada caminando hacia la furgoneta. Es cuando me dice que diera la vuelta, que la parcela  asignada no era ni parcela ni nada, solo un hueco al borde de un camino pedregoso donde ni siquiera había sitio para instalar una mesa o sillas. Como pude salimos de aquel bosque laberíntico de empinadas pendientes que parecía Endor,  siempre con precaución,  no fuera a atropellar un Ewok despistado. En recepción nos arrancamos las pulseras y recogimos el DNI que se habían quedado. Una lástima porque durante nuestro breve paso  nos saludamos con tres T2 y más de una T3 allí estacionadas. Pero por el resto…creo que ha quedado claro. Supusimos que el éxito radicaría por tener acceso directo a la playa.

Dimos vuelta hacia atrás unos cuantos metros hasta parar en el Camping de Pyla. La recepción llevaba cerrada desde las 12:00 y no volvían a abrir hasta las 14:00. Una auténtica rabia pues íbamos con el horario perfecto para disfrutar del día relajadamente y ya nos volvían a hacer perder el tiempo. Al kilometraje acumulado sobre nuestro vetusto vehículo, sumando el calor, la indignación de la reciente mala experiencia,  ahora sumamos el hambre pues nuestros estómagos ya estaban hechos al horario francés. Aprovechando la coyuntura, nos colamos a inspeccionar las instalaciones y dimos la aprobación. Así que decidimos esperar hasta que fuera la hora y finalmente acabamos alojándonos allí (23 € sin wifi). Tras comer y descansar, tocaba la visita a la duna.

th_IMG_8671.JPG

La Duna de Pilat o Pyla, ambas denominaciones son aceptadas aunque a nivel oficial se emplea la primera , es eso, una gran duna de arena  que alcanza más de 100 m de altitud con pendientes de entre 30 y 40º. Hay que estar en buena forma para subirla. Desde 1978 es un paraje y ecosistema protegido.

th_IMG_8673.JPG

Un Citroën CX de primera serie

th_IMG_8678.JPG

La práctica del parapente está muy extendida, siendo destino para los amantes  de este deporte (el Wagas Festival, por ejemplo). Curiosamente, la gran parte de aficionados que nos encontramos ese día eran alemanes. Todo un espectáculo.

th_IMG_8690.JPG

th_IMG_8692.JPG

th_IMG_8716.JPG

th_IMG_8706.JPG

th_IMG_8720.JPG

th_IMG_8721.JPG

Día 12, 3 de Sseptiembre : Dune de Pilat-Zarautz (255 km)

Y llegó la hora de despedirse  de Francia. Pero tras cruzar la frontera aún haríamos una última parada, en Zarautz (Guipúzcoa). Esta bonita localidad vasca es una vieja conocida, aunque hacía siete años que no la pisábamos, pues ya habíamos estado durante nuestras primeras vacaciones con el Escarabajo (experiencia  que marcaría el inicio de mi fiebre por hacer largos recorridos en un vehículo propulsado por motor aircooled).  La lluvia nos recibió poco antes de llegar a España y en Zarautz ésta había arreciado. Fuimos directamente al Gran Camping de Zarautz, pues era donde nos habíamos alojado en aquella anterior ocasión. La intención era alquilar un bungalow ya que el terreno estaba lógicamente embarrado pero en recepción nos indicaron que ninguno de los campings próximos ofrecían esta opción de alojamiento así que nos buscamos la vida hasta llegar, pocos metros más allá, a una casita rural llamada Agerre Goikoa  (55 €). A destacar la atención prestada por la encargada, pues tras explicarle nuestra desorientación inicial se prestó a esperarnos desde la carretera  para indicarnos su situación.

th_IMG_8786.JPG

th_IMG_8788.JPG

Al poco, el cielo se despejó y apareció el sol, así que tras comer y descansar, dimos un paseo por su playa, famosa por ser una de las cunas del surf español. Casualmente se estaban organizando los preparativos para el Campeonato de Surf.

th_IMG_8792.JPG

th_IMG_8795.JPG

El restaurante de Karlos Arguiñano puede decirse que es una atracción turística más. Gracioso observar la legión de grupies (señoras con los sesenta ya cumplidos) que se agolpan tanto en la terraza como alrededor del hotel en busca de su ídolo culinario-televisivo.

th_IMG_8796.JPG

th_IMG_8797.JPG

th_IMG_8801.JPG

th_IMG_8800.JPG

th_IMG_8810.JPG

Debemos comentar que esta  jornada tuvo un sabor agridulce desde un punto simbólico. Sería nuestra última noche del viaje y deseábamos haberla pasado durmiendo por última vez dentro de la furgoneta.  Esta tristeza, sumada a la nostalgia de dar por concluida la aventura y dejar atrás las vivencias del camino tenía un significado especial: por primera vez y después de un año, por fin empezamos a notar que esta máquina ya formaba parte de nuestra vida, a ser un miembro más.

th_IMG_8790.JPG

Día 13, 4 de Septiembre: Zarautz-Gijón (349 km)

Sin más complicaciones, el regreso a casa tan solo se vio enturbiada por la terrible lluvia que nos alcanzó a la altura de Bilbao, justo en un tramo complicado por el elevado tráfico de camiones y los constantes desniveles y curvas cerradas del trazado. Con calma y prudencia salimos de la tesitura  pues unos kilómetros atrás habíamos dejado la horrible imagen de un accidente mortal. Llegados a Cantabria, la lluvia amainó y en Cabezón de la Sal paramos en un área de servicio donde además de repostar, almorzamos bien temprano, siguiendo con la costumbre francesa a la que nos habíamos habituado. Tras esta breve parada, ya sin lluvia y con carreteras más propicias para nuestra humilde potencia, llegar a casa fue coser y cantar.

2.904 km

13 días

1.862 fotos

Muchos recuerdos

16:50 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |