17.02.2018

Mantenimiento básico

Mucho se ha hablado sobre la simplicidad de mantenimiento que requiere un motor Volkswagen: aceite, gasolina... y nada más para rodar. Bueno, en realidad es un poquito más pues también periódicamente habría que hacerle un reglaje de válvulas, bujías nuevas, o ajustar carburación y platinos cuando corresponda. Aunque en esencia es nada más que eso y con un poco de mimo tendremos una mecánica eterna. Tampoco vamos a descubrir la pólvora sobre un tema más que tratado y conocido.

Pero hoy quiero enseñaros un pequeño accesorio que llevo años utilizando para  rellenar de aceite con mayor comodidad ya que hay quien me ha preguntado interesado por él. Muy práctico sobre todo para los estrechos vanos de motor de los Volkswagen clásicos, tanto para el Escarabajo como para furgonetas T1/T2. Y al mismo tiempo, tiene un toque elegante y vintage ... que todo cuenta, je, je. Se trata de una jarra de la marca PRESSOL , fabricante alemán de reconocida fama en equipos de lubricación. Es de chapa estañada con boquilla de plástico con una capacidad de 0,5 litros, la cual considero perfecta para dosificar el aceite dentro del vano sin muchas complicaciones. Hasta entonces estuve usando la típica jarra graduada de cocina ayudado de un embudo, pero nunca me resulto del todo cómodo, más bien todo lo contrario.

Como anécdota la idea la tomé de una vieja foto de 1938, donde aparece un mecánico rellenando de aceite el motor de uno de los  prototipos Volkswagen de ese mismo año mediante  una jarra muy parecida a la que había visto en un catálogo actual. Su precio, poco más de 5 euros ¡una ganga! adquirida en un almacén de suministros industriales...(y quién sabe si aquella vieja jarra fuera también una Pressol pues la actividad de esta empresa se remonta hasta 1914).

20180217_115952.jpg

 

22:06 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

Post a comment