18.01.2018

Dan Gurney (1931-2018) y... el Volkswagen Inch Pincher

Si el lunes despedíamos a la leyenda del automovilismo Dan Gurney, piloto de F1 (única victoria de Porsche en esta categoría) y ganador de las 24 Horas de Le Mans en 1967 (Ford GT40) entre otras disciplinas hoy en este blog seguimos con recordándolo gracias su relación con el mundo VOLKSWAGEN y como su paso influyó en  la trayectoria de la afición a la marca alemana. Porque también vamos a hablar de un coche legendario dentro de los Volkswagen de competición: el EMPI "Inch Pincher". Y tal como veremos, se trata de una historia plagada de nombre célebres, casi míticos, tanto dentro del automovilismo en general como de los Volkswagen en particular.

15349719_10155293408886729_124217853282136813_n.jpg

En 1963 Joe Vittone, fundador de EMPI (European Motor Products Inc. que entonces pasó a ser Engineered Motor Products Inc.) quería entrar de lleno en el mundo de la alta competición. Al mismo tiempo se interesó por los recambios y accesorios deportivos comercializados por el Campeón de F1 Graham Hill a través de su empresa británica Speedwell, sobre todo las llantas de magnesio BRM. Ya que el hijo de Joe, Darrell, poseía un  Volkswagen de  1956 (ventana Oval)  decidieron partir de su base para preparalo y mostrar todo el potencial de la compañía californiana para impresionar a Hill y de esta manera conseguir un acuerdo como distribuidor  exclusivo de Speedwell en USA y por su parte  Speedwell comercializara EMPI en Europa. Tiempo atrás Dan Gurney había adquirido un Porsche 356 Speedster a Joe Vittone, así que éste se puso en contacto con el piloto americano para proponerle competir con el nuevo Volkswagen que se estaba cocinando para la Speed Week de Bahamas (Nassau) a finales de ese año. Gurney aceptó gustosamente. El coche recibiría el apelativo de "Inch Pincher".

dyn002_original_1157_526_pjpeg_2506192_4c2ea026f65987a019b1c525c29f9dab.jpg

Aquí aparece Gurney acomodándose en el habitáculo. Como anécdota puede apreciarse la inscripción en el panel lateral haciendo referencia a que el Escarabajo acumulaba 250.000 millas recorridas (al basarse sobre el coche personal de Darrell Vittone, usado diariamente).

dyn002_original_1189_615_pjpeg_2506192_0df500fff292385b933c0b76e8d8bb66.jpg

No sólo era cuestión de motor; las suspensiones se afinaron para mejorar el comportamiento al mejor nivel. Entre otros elementos, el desarrollo de una barra de compensación (que evitaba la diferencia de ángulos de caída en cada rueda trasera al tomar curvas con fuerte apoyo, la mayor desventaja del esquema de eje oscilante ) fue una de las claves de su competitividad sobre el asfalto. Dentro de la categoría VW, Dan Gurney se alzó sin problemas con la victoria de aquel Speed Week de Nassau de 1963.

15326409_10155293401291729_6787218142563400899_n.jpg

foreign64big1.jpg

En 1964 el reglamento fue más duro con los VW, obligando  a emplear motores prácticamente de serie. Sin embargo, a Dean Lowry de EMPI se le ocurrió pulir los conductos de admisión y los asientos de válvulas que junto con unas arandelas espaciadoras en los muelles ofrecían un aumento considerable de brío. Tanto que nuevamente los dos Escarabajos del equipo (#1 Foyt #9 Gurney) dejaron atrás a sus rivales, llevándose esta vez la victoria A. J. Foyt. La nota llamativa de la carrera fue protagonizada por Gurney que en lugar de adelantar a su compañero, mucho más lento, decidió "empujarlo"  hasta la meta. Una historia de compañerismo que continuaría con ambos compartiendo el volante del Ford GT40 ganador absoluto de las 24 Horas de Le Mans 1967 . Por esta maniobra fue descalificado y poco más tarde también Foyt  pues  los jueces alegaron que se habían empleado "muelles fuera de serie". Tal fue el enfado de Vittone y Gurney que desde entonces ambos se negaron a inscribir más VW  en carreras tipo gran premio. Pero como la filosofía de todo preparador es demostrar su superioridad sobre pista, la vía de escape en este caso fue modificar el Inch Pincher para participar en carreras Drag (aceleración). A pesar de su "pequeño" motor de 1.7 litros y conducido por el propio Darrell o Lowry entre otros pilotos, nuevamente volvió a soprender al imponerse sobre vehículos impulsados por monstruosos V8s, sacudió el futuro de esta competición y se convirtió no sólo en un referente sino en toda una leyenda... el resto, pues ya es otra historia.

15401073_10155293463346729_5013464446543606798_n.jpg

FUENTES:

-Let's Play VWs Magazine : https://www.facebook.com/letsplayvws/

-http://cal-look.no/nostalgia/index.html

 

 

22:03 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in HISTORIA | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

Post a comment