15.12.2017

Al volante, cero alcohol

Parece mentira que a estas alturas del siglo XXI cada semana  sigan presentándose casos en los noticiarios  sobre conductores superando la tasa de alcoholemia permitida. Es algo que no me entra en la cabeza. Y ahora que se acercan las fechas más festivas del año el problema se agudiza. Curiosamente, hace unos días durante unos cursillo de seguridad en el trabajo expuse mi punto de vista, como analogía a determinados comportamientos imprudentes,  sobre el consumo de alcohol al volante; básicamente la falta de concienciación de los individuos predominando más el temor a la sanción de turno que el considerar ese comportamiento como de potencial riesgo. Riesgo no sólo para el responsable, sino para el resto de usuarios de la vía pública, víctimas en muchos casos de comportamientos imprudentes, por no decir estúpidos. . El "no bebo porque me multan si me pillan" y cosas así, con los correspondientes exabruptos hacia los agentes que velan por la seguridad en nuestras carreteras.  Gente incapaz de quitarse esa "copita de vino" (que acaban siendo dos, tres... o las que hagan falta) durante las comidas. Es decir, el cerrilismo de no reconocer que los efectos del alcohol merman las capacidades al volante. Incluso estadísticas en mano reflejan como la población se ha ido relajando tras el "miedo" inicial de la imposición del "carnet por puntos". ¡La educación y cultura debe forjarse desde tempranas edades!. Espero que esta apreciación mía sólo sea de una minoría ruidosa y no esté en el pensamiento generalizado.

A pesar de esta perspectiva pesimista que me planteo también hay que echar la mirada atrás para darse cuenta que en el pasado, los efectos del alcohol sobre la conducción se banalizaba hasta extremos que hoy resultan escandalosos. El ejemplo más bochornoso lo constata este anuncio de "Coñac 103" de los años 1960's donde recomienda tomarse una copita para calmar los nervios que representa conducír un automóvil. Me gustaría saber que habrá sido del ingenioso creador de este anuncio.

IMG-20161214-WA0004.jpg

Otro anuncio del pasado que también tiene enjundia, pues además de combinar consumo de  alcohol con conducción se añade el fomentarlo entre un público infantil: Cerveza Damm. Esto es lo que se dice, romper normas y esquemas actuales. Deducimos que en aquel entonces sería lo más normal del mundo el ofrecerle una birra fresquita al niño o tomarse una antes de emprender un viaje.

63816635_39450013.jpg

Porque efectivamente, en la publicidad de entonces no sólo se buscaban clichés sexistas; también aprovechaban algunas creencias de un pueblo ignorante que hoy causa vergüenza ajena. He buscado algo de información sobre cuando la alcoholemia comenzó a ser sancionada como delito de seguridad vial. En un viejo manual de autoescuela de 1966 (de mi padre) apenas se hace mención aunque  aparece tipificado como delito (bajo el nombre de etilismo)  y sancionable con multas bastante elevadas para la época: entre 5.000 y 25.000 pesetas (30 y 150 €) con retirada del permiso por el tiempo conveniente. Sin embargo no habla para nada de niveles permitidos  refiriéndose tan sólo a "influencia manifiesta" a pesar de que en la década anterior ya existían alcoholímetros. Parece ser que en 1973 ya empezaba a ser preocupante en nuestro país el consumo de alcohol combinado con conducción, encargando el Gobierno un estudio sobre su problemática. Ya en 1980 los medios se hacían eco de los accidentes ligados a su consumo. Pero la primera campaña de concienciación de la cual aún tengo un gran recuerdo (y que marcó a toda una generación) data de 1985: la famosísima "Si Bebes No Conduzcas" de Stevie Wonder. Nada de dramatismos, tan sólo una estrella  de la época, una canción pegadiza  y  un slogan simple pero conciso.


Sin embargo, a pesar de todo este tiempo transcurrido, de los castigos severos recogidos en el código de circulación, la embriaguez al volante sigue siendo una lacra en nuestro pais.

EDIT: No sólo en España existió publicidad donde el consumo de bebidas alcohólicas aparecen explícitamente ligadas a la conducción de vehículos automóviles. Sirva de ejemplo este anuncio francés de 1935: "Nunca vuelva a la carretera después de una buena comida sin una copita de Cointreau" (y aquí ya estaríamos hablando de un licor de 40% de graduación).

cointreau.jpg

14:31 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in REFLEXIONES/EDITORIAL | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

Post a comment