18.04.2017

Con ustedes...un señor Seiscientos

No es la primera vez que presento un 600 en este blog ni será la última; un coche con el que mantengo cierta dualidad y confrontación de sentimientos (amor-odio a partes iguales). En esta ocasión me lo encontré donde menos me lo esperaba, en una exposición sobre cultura nostálgica de los años '80's bajo el llamativo título de "Espinete No Existe", en referencia al popular personaje televisivo infantil que marcó toda una generación (que ahora peina canas). A día de hoy  el popular modelo italo-español prácticamente se deja ver en reuniones de clásicos o salidas de domingo, siendo muy fugaz y anecdótico su uso como vehículo de diario, pero más extraño es   cruzarse con un ejemplar en este estado. Acostumbrado... o digamos que mal acostumbrado a las estridencias actuales tan frecuentes en la mayoría, con decoraciones de dudoso gusto o la manía de "abarthizar" y "racingearlo" todo (otra paconada más, todo sea dicho, cuando se hace con más inspiración que gusto o medios). Por el contrario, esta unidad presenta una restauración al dedillo  preservando su originalidad, incluso con accesorios de época como la baca "Zacarías" o los topes de goma de las defensas. Se trata de un primera serie (1957-63), no tan frecuente de ver en la actualidad, distinguible por los intermitentes sobre las aletas, el aro de los faros de pequeño grosor o las defensas de perfil plano... Precisamente  que  mantenga su estilo original envuelto en humildad y sencillez es lo que más me gusta. Una delicia para los sentidos.

IMG_20170416_121956.jpg

¿El porqué de este coche en esta exposición? Pues tampoco lo tengo tan claro. Por supuesto que las intenciones eran las de ilustrar la manera que teníamos la mayoría de españoles de viajar en la época vacacional, en pequeños coches cargados hasta los topes, con más  pasajeros de los permitidos en su interior (por supuesto, niños sin sistemas de retención ni nada parecido)... imagen icónica y simpática la de los seiscientos allá en los '60's pero... ya pasado 1980 el pequeño SEAT ya era un modelo en peligro de extinción (el último abandonó la planta de Barcelona en 1973), siendo relegado a un segundo plano en nuestras carreteras y reemplazado por automóviles más modernos, de -relativo- mayor empaque y tracción delantera. Entonces ya era un viejo dinosaurio transnochado que causaba mofa a su paso, testigo de tiempos oscuros. Quizás un Renault 5 o un Seat 127 hubieran sido más correctos para mostrar como nos las apañábamos en esa década para viajar en vacaciones... igualmente como sardinas en lata...

 

 

20:43 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in AVISTAMIENTOS/CAR SPOTTING | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

Post a comment