18.05.2016

Puliendo el cromo

A los que nos gustan tener nuestros vehículos relucientes nos da terrible rabia cuando el  óxido empieza a florecer en los elementos cromados. Con un mínimo de cuidados como secarlos cada vez que se mojan, limpiarlos periódicamente con cualquier limpiador multiusos del hogar o darles una pasada de "Aladdin Algodón Mágico" (Sidol) cuando éstos comiencen a perder lustre, es más que suficiente. ¿Pero que ocurre cuando nos descuidamos demasiado o cae en nuestras manos un vehículo con los cromados picados?. Es de lo que vamos a tratar hoy.

Justo ahora que me tocó cambiar de llantas por problemas en la ITV (otro tema que se tratará próximamente), he tenido que recuperar los viejos tapacubos que llevaban guardados al menos siete años. Durante este tiempo y su anterior vida, el óxido ha hecho acto de presencia, que sin ser exagerado, desluce por completo el aspecto de estos elementos estéticos...

th_IMG_2017.JPG

Probando con el tradicional "Algodón Mágico" de Sidol no fui capaz de eliminar los restos más persistentes. Así pues, me vi obligado a emplear un producto más contundente: HP34. Se trata de una pasta limpiadora a modo de pulimento especialmente formulada para cromados y otros metales que requieran eliminar trazas de óxido. No es caro, el kit viene compuesto por dos tubos de 100g, un pequeño estropajo de lana de acero y una bayeta de microfiba por aprox. 12 euros .

th_IMG_2026.JPG

Su aplicación es bien sencilla, primero se aplica la pasta sobre la superficie a pulir y se frota con la lana de acero. Sólo es cuestión de paciencia. El mayor pero es que el estropajo  es muy pequeño y tan sólo me dió para limpiar correctamente dos tapacubos. Esta lana, si quereis adquirirla por vuestra cuenta o sustituir la gastada es del nº 1000, es decir, muy finita para evitar que raye las superficies.

th_IMG_2018.JPG

Pueden darse varias aplicaciones si no se consigue el resultado a la primera, insistiendo allí donde el óxido sea más resistente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los milagros no existen y sólo es efectivo allí donde el óxido es superficial o se está iniciando. También hay que tener cuidado con la fuerza que se ejerce pues si se excede demasiado, el abrasivo puede llegar a eliminar demasiado micraje del cromado hasta la capa previa de cobre. Mucho ojito con ésto si no queremos que la pieza acabe con zonas con distintos matices de brillo.

th_IMG_2021.JPG

Para eliminar los restos de pulimento, se limpia con la bayeta de microfibra. Puede darse un segundo acabado volviendo a aplicar la pasta con la microfibra. En mi caso, decidí rematar  con una pasada final de Algodón Mágico.

th_IMG_2023.JPG

th_IMG_2030.JPG

21:38 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in TÉCNICA/MANTENIMIENTO | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

The comments are closed.