28.09.2015

Desde Asturias a Normandía en VW Kombi T2 de 1971 (parte 11 y FINAL)

Día 10, 1 de septiembre: Lohéac- Châtelaillon-Plage (254 km)

Después de varias etapas relajadas por distancias, tocaba volver a hacer trayectos más largos. La comprobación del nivel aceite era fundamental de cara a garantizar la integridad mecánica. Aunque antes de partir de Arromanches se tuvo que  rellenar por estar el nivel cercano al mínimo, desde entonces decidimos hacerlo en pequeñas dosis  tratando de mantenerlo en valores entorno a la mitad de las marcas.  A pesar de todo, el consumo de lubricante en todo momento se mantuvo dentro de parámetros dentro de lo normal en este tipo de motores.

El buen tiempo nos acompañó durante esta etapa y se puede decir que en el momento en que abandonamos la Bretaña, el verano volvió. No teníamos muy claro donde hacer la siguiente parada aunque más o menos teníamos definida la zona. Durante el almuerzo debatimos las opciones y finalmente lo más sencillo era alojarse en cualquiera de los campings de Châtelaillon-Plage. Por las fechas y tratándose de una zona altamente turística, encontramos el pueblo casi vacío. Es una localidad pequeña y  básicamente solo nos llevó recorrer una avenida para comprobar la oferta de hospedajes. Tras inspeccionar  un par de campings que no nos convencieron, elegimos el Le Ville Corsaires des 2 Plages. Si os parece pintoresco el nombre, el recinto le hace honor pues un galeón de cartón-piedra nos recibió a la entrada y tuve que aguantar mi risa floja al ver que el personal te atiende disfrazado de corsarios.

th_11904738_10207315024974089_371563331281803542_n.jpg

th_IMG_8621.JPG

El resto de las instalaciones como es de suponer tiene una decoración inspirada en esta temática. Una pena que al tratarse de septiembre ya no hubiera actividad campista pues tiene toda la pinta de ser un establecimiento con bastante marcha durante el verano sobre todo a nivel infantil/juvenil. No es excesivamente caro para tratarse de un 4 estrellas y el wifi  es un extra de 4 euros por día (al final nos salió todo por unos 29 euros ya que necesitábamos buena conexión para preparar la ruta del día siguiente). Buenas parcelas sin más y baños aceptables, también sin más. Todo mejorable teniendo en cuenta que goza de cuatro estrellas. Detalles como que los baños y duchas estén bajo un cobertizo no dicen mucho a su favor en ese sentido.  Nota importante: está justo al borde de una avenida y al otro extremo pasan las vías del tren… así que el ruido de tránsito es continuo.

th_IMG_8615.JPG

th_IMG_8665.JPG

El pueblo puede visitarse en poco más de media hora y tampoco es que sea gran cosa. No lo escogimos por nada en especial, simplemente estabas dentro de nuestro radio para descansar. Tiene, eso sí, un bonito paseo marítimo a borde de la arena y llama la atención sus casitas decoradas con un aire ligeramente kitsch, pues todo apunta a que sean viviendas de veraneo y ya sabemos que estas localidades tan especializadas suelen ser propicias a determinados excesos estilísticos. Digan lo que digan, también forma parte del encanto.

th_IMG_8628.JPG

th_IMG_8663.JPG

th_IMG_8635.JPG

th_IMG_8637.JPG

th_IMG_8640.JPG

Impresionante Harley-Davidson Tri Glide Ultra aparcada en la zona del casino

th_IMG_8642.JPG

Más modesto pero con mayor encanto...y es que no podía faltar ¿hace falta presentación? Eso sí, el estado bastante lamentable.

th_IMG_8651.JPG

En el camping había una familia norteamericana pero no pude contactar con ellos. Seguramente tendrían alguna que otra historia interesante que contarme. Se movían con un impresionante Dodge Ram cuyo V8 5.7 de 390 cv debía arrastrar una no menos imponente caravana.

th_IMG_8668.JPG

th_IMG_8667.JPG

Día 12, 2 Sept:  Châtelaillon-Plage-Dune de Pilat (241 km)

Se acerca el momento de llegar a casa y para la última estancia en tierras francesas haremos poco más de 240 km hacia la famosa Duna de Pilat(o Pyla). Otro día soleado lo cual hizo que el trayecto fuera más relajado. Partimos temprano pues nuevamente tendríamos que rodear Burdeos con el temor de volver a encontrarnos con terribles retenciones. Por suerte no fue el caso pero el tráfico por esa zona era bastante denso. Tan solo tuvimos que tomarnos las cosas con calma y adoptar muchas precauciones pues las cruzadas de carril e incorporaciones son frecuentes por parte del resto de usuarios. Aún así, el tráfico era fluido y no hubo ningún problema pues en ningún momento percibí signos de “agresividad” si no más bien todo lo contrario.

 Pasado Burdeos tan solo nos quedaba seguir adelante a quemar kilómetros y ya a punto de llegar a nuestro destino es cuando sospechamos que a pesar de las fechas (temporada baja y entre semana) la Duna de Pilat estaría abarrotada. Mucho tráfico y coches aparcados en los bordes de la carretera. Los campings se encuentran a lo largo de la duna así que solo hay que ir mirando uno por uno. En el Camping  Panorama la recepción prometía mucho, se veía muy serio y moderno pero al acceder… la cosa cambió mucho. El recinto se encuentra en pleno pinar con cuestas pronunciadas y las plazas se ubican entre los árboles como mejor se puede. Tras ponernos unas pulseras identificativas, tuve que seguir a  través de aquel intrincado bosque  a un trabajador que me guiaba desde un carrito de golf llevándose a  mi mujer para que diera el visto bueno. Iba a tal velocidad que en un momento dado les perdí la pista y tuve que para la furgoneta en una bifurcación no sin soltar varios improperios a grito pelado sobre su familia más directa. Al rato veo pasar el dichoso carrito a toda leche cuesta arriba y mi mujer notablemente enfadada caminando hacia la furgoneta. Es cuando me dice que diera la vuelta, que la parcela  asignada no era ni parcela ni nada, solo un hueco al borde de un camino pedregoso donde ni siquiera había sitio para instalar una mesa o sillas. Como pude salimos de aquel bosque laberíntico de empinadas pendientes que parecía Endor,  siempre con precaución,  no fuera a atropellar un Ewok despistado. En recepción nos arrancamos las pulseras y recogimos el DNI que se habían quedado. Una lástima porque durante nuestro breve paso  nos saludamos con tres T2 y más de una T3 allí estacionadas. Pero por el resto…creo que ha quedado claro. Supusimos que el éxito radicaría por tener acceso directo a la playa.

Dimos vuelta hacia atrás unos cuantos metros hasta parar en el Camping de Pyla. La recepción llevaba cerrada desde las 12:00 y no volvían a abrir hasta las 14:00. Una auténtica rabia pues íbamos con el horario perfecto para disfrutar del día relajadamente y ya nos volvían a hacer perder el tiempo. Al kilometraje acumulado sobre nuestro vetusto vehículo, sumando el calor, la indignación de la reciente mala experiencia,  ahora sumamos el hambre pues nuestros estómagos ya estaban hechos al horario francés. Aprovechando la coyuntura, nos colamos a inspeccionar las instalaciones y dimos la aprobación. Así que decidimos esperar hasta que fuera la hora y finalmente acabamos alojándonos allí (23 € sin wifi). Tras comer y descansar, tocaba la visita a la duna.

th_IMG_8671.JPG

La Duna de Pilat o Pyla, ambas denominaciones son aceptadas aunque a nivel oficial se emplea la primera , es eso, una gran duna de arena  que alcanza más de 100 m de altitud con pendientes de entre 30 y 40º. Hay que estar en buena forma para subirla. Desde 1978 es un paraje y ecosistema protegido.

th_IMG_8673.JPG

Un Citroën CX de primera serie

th_IMG_8678.JPG

La práctica del parapente está muy extendida, siendo destino para los amantes  de este deporte (el Wagas Festival, por ejemplo). Curiosamente, la gran parte de aficionados que nos encontramos ese día eran alemanes. Todo un espectáculo.

th_IMG_8690.JPG

th_IMG_8692.JPG

th_IMG_8716.JPG

th_IMG_8706.JPG

th_IMG_8720.JPG

th_IMG_8721.JPG

Día 12, 3 de Sseptiembre : Dune de Pilat-Zarautz (255 km)

Y llegó la hora de despedirse  de Francia. Pero tras cruzar la frontera aún haríamos una última parada, en Zarautz (Guipúzcoa). Esta bonita localidad vasca es una vieja conocida, aunque hacía siete años que no la pisábamos, pues ya habíamos estado durante nuestras primeras vacaciones con el Escarabajo (experiencia  que marcaría el inicio de mi fiebre por hacer largos recorridos en un vehículo propulsado por motor aircooled).  La lluvia nos recibió poco antes de llegar a España y en Zarautz ésta había arreciado. Fuimos directamente al Gran Camping de Zarautz, pues era donde nos habíamos alojado en aquella anterior ocasión. La intención era alquilar un bungalow ya que el terreno estaba lógicamente embarrado pero en recepción nos indicaron que ninguno de los campings próximos ofrecían esta opción de alojamiento así que nos buscamos la vida hasta llegar, pocos metros más allá, a una casita rural llamada Agerre Goikoa  (55 €). A destacar la atención prestada por la encargada, pues tras explicarle nuestra desorientación inicial se prestó a esperarnos desde la carretera  para indicarnos su situación.

th_IMG_8786.JPG

th_IMG_8788.JPG

Al poco, el cielo se despejó y apareció el sol, así que tras comer y descansar, dimos un paseo por su playa, famosa por ser una de las cunas del surf español. Casualmente se estaban organizando los preparativos para el Campeonato de Surf.

th_IMG_8792.JPG

th_IMG_8795.JPG

El restaurante de Karlos Arguiñano puede decirse que es una atracción turística más. Gracioso observar la legión de grupies (señoras con los sesenta ya cumplidos) que se agolpan tanto en la terraza como alrededor del hotel en busca de su ídolo culinario-televisivo.

th_IMG_8796.JPG

th_IMG_8797.JPG

th_IMG_8801.JPG

th_IMG_8800.JPG

th_IMG_8810.JPG

Debemos comentar que esta  jornada tuvo un sabor agridulce desde un punto simbólico. Sería nuestra última noche del viaje y deseábamos haberla pasado durmiendo por última vez dentro de la furgoneta.  Esta tristeza, sumada a la nostalgia de dar por concluida la aventura y dejar atrás las vivencias del camino tenía un significado especial: por primera vez y después de un año, por fin empezamos a notar que esta máquina ya formaba parte de nuestra vida, a ser un miembro más.

th_IMG_8790.JPG

Día 13, 4 de Septiembre: Zarautz-Gijón (349 km)

Sin más complicaciones, el regreso a casa tan solo se vio enturbiada por la terrible lluvia que nos alcanzó a la altura de Bilbao, justo en un tramo complicado por el elevado tráfico de camiones y los constantes desniveles y curvas cerradas del trazado. Con calma y prudencia salimos de la tesitura  pues unos kilómetros atrás habíamos dejado la horrible imagen de un accidente mortal. Llegados a Cantabria, la lluvia amainó y en Cabezón de la Sal paramos en un área de servicio donde además de repostar, almorzamos bien temprano, siguiendo con la costumbre francesa a la que nos habíamos habituado. Tras esta breve parada, ya sin lluvia y con carreteras más propicias para nuestra humilde potencia, llegar a casa fue coser y cantar.

2.904 km

13 días

1.862 fotos

Muchos recuerdos

16:50 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

The comments are closed.