27.07.2015

Escapada por las Rías Baixas

Llegó el ansiado momento de poner a prueba la  desenvoltura de nuestra VW T2. Cuatro días  y 820 km por delante para disfrutar de algunos rincones de las Rías Baixas (Galicia). Primera prueba de fuego.

th_IMG_6461.JPG

La primera jornada sería de 375 km hasta la Illa de Arousa.  Cruceros de 90-100 km/h por los tramos llanos de autopista pero en los repechos pronunciados  había que meter 3ª pues el motor se ahogaba sin poder superar los 70 km/h. Es el carácter inherente de este tipo de vehículos y como tal, los viajes hay que tomárselos con otra filosofía alejada de las prisas modernas. Sin embargo no voy a dejar pasar la oportunidad de hacer mención a cierta infraestructura que no deja de ser un fiel reflejo de la vergüenza derrochadora que en tiempos de bonanza económica fue la gran protagonista en  nuestro país y a día de hoy, los ciudadanos debemos de soportar la ineptitud de aquellos desaciertos políticos. Me refiero a la autovía de Mondoñedo (A-8): tristemente conocida por los accidentes mortales que se produjeron al poco de su inauguración, en la actualidad la niebla obliga a cortar su circulación para ser desviada por el obsoleto Puerto de A Xesta (N-634)... En nuestra caso, coincidimos con esta incidencia meteorológica y sinceramente siento mucho el haber formado  tal caravana tras de mí pero...¡es lo que hay, amigos! Paciencia, no os desesperéis y recordad cuando aplaudíais esas inversiones en infraestructuras mientras otros vecinos del lugar advertían de tamaño despropósito. Efectivamente, hoy este post va a sacar mi faceta más comprometida.

Llegamos a la Illa de Arousa (Pontevedra)  accediendo desde la península a través de un puente de 2 km de longitud. Este trayecto ya es de por sí todo un espectáculo, advirtiéndonos de la belleza que nos espera...

th_IMG_6217.JPG

th_IMG_6071.JPG

Momento de asentarse tras el largo viaje, escogimos el Camping El Edén. Muy recomendable, tiene un carácter tremendamente familiar. Con esto me refiero a que es un lugar bullicioso pero tranquilo a la vez, donde parece que todos los residentes forman una gran comuna, respirándose un ambiente de seguridad donde siempre habrá alguien dispuesto a colaborar o entablar conversación amistosa. Buenas instalaciones y limpieza, no se puede pedir mucho más. Por supuesto que tiene sus defectos pero en general es recomendable y en un futuro repetiremos si se nos vuelve a presentar la oportunidad de volver a la isla.

th_IMG_6063.JPG

En la Illa (Isla de Arosa en castellano) estuvimos dos días y reconocemos que se nos hizo duro abandonarla. Por ahora goza de poca saturación turística, o al menos en la época que nos tocó así que cruzaremos los dedos para que esto siga así. Nos encantó el conservacionismo de sus áreas naturales y en general el respeto por el entorno. Playas tranquilas e idílicas, para evadirse y dejar la mente en blanco, ideal para desconectar de la rutina. Para nosotros es toda una terapia impagable.

th_IMG_6079.JPG

th_IMG_6084.JPG

th_DSC_2266.jpg

th_IMG_6127.JPG

Gente simpática a más no poder que te encuentras en el camino

th_IMG_6099.JPG

th_IMG_6138.JPG

Aguas cristalinas y  tremendamente frías, pero con temperaturas ambientales rondando los 35ºC no quedaba más remedio que darse un chapuzón de vez en cuando para refrescarse.

th_IMG_6134.JPG

Merece la pena darse un paseo y esperar para admirar la puesta de sol

th_IMG_6204.JPG

Al tercer día nos despedimos para tomar rumbo un poco más al sur, unos 30 km, hacia Portonovo. Portonovo es una localidad con bastante afluencia turística y aunque hay zonas donde efectivamente se nota la dedicación hacia esta industria de masas, aún conserva su esencia pesquera original. Como anécdota, uno puede visitar la rula de pescado y ser testigo de las pujas desde una mampara como si de una atracción más fuera. Y así os digo que la experiencia llegó a resultarme entretenida.

th_IMG_6272.JPG

th_DSC_2270.jpg

th_IMG_6273.JPG

Playa de Canelas fue el camping escogido para los siguientes dos días. Es un negocio que tiene buena reputación si buscamos referencias por la red. Su gran ventaja es que está cerca del pueblo y uno puede olvidarse del vehículo para desplazarse. Es muy tranquilo al menos durante el tiempo que estuvimos. Pero le faltaba un "algo". Sinceramente con tanta tranquilidad daba la sensación de no tener vida y en ese sentido se alejaba de la atmósfera familiar experimentada en el anterior. Pero el mayor inconveniente son las plazas y en general el propio recinto para moverse con vehículos. Con una furgoneta ligera me las vi y deseé para maniobrar y aparcar pues todo el espacio está aprovechado al máximo, dando además la sensación de que el camping fue proyectado en un área empleada con anterioridad para otros menesteres. Un motorhome de mayor empaque tendrá serias dificultades para moverse... Por eso comprobamos que en general  la mayoría de residentes lo eran por corto plazo o estaban simplemente de paso. Los aseos son modernos, prácticos y muy amplios pero la limpieza deja mucho que desear . Otro detalle negativo es que hacía mucho tiempo que no me afeitaba con agua fría ya que que los lavabos carecen de agua caliente. Los fregaderos sufren la misma carencia, algo que tampoco es que sea muy agradable. Una lástima porque la atención al cliente fue, en nuestro caso, de lo más amable...

th_IMG_6270.JPG

Un detalle de a lo que me refiero con "aprovechar el espacio al máximo"...

th_IMG_6269.JPG

Seguimos con nuestra visita a Portonovo

th_IMG_6291.JPG

Homenaje tras la tragedia ecológica del petrolero "Prestige"

th_IMG_6283.JPG

Playa de La Lanzada, entre O Grove y Sanxenxo . Por ser una de las playas más famosas de Galicia presenta  mucha afluencia turística. Cuenta con un arenal de 2,5 km.

th_IMG_6227.JPG

th_IMG_6222.JPG

Para comer, en el casco antiguo podemos encontrar, tras las recomendaciones oportunas, establecimientos donde degustar la tradicional gastronomía de la zona. En nuestro caso quedamos más que satisfechos en O Buras

th_DSC_2272.jpg

Cuarto  día y nuevo destino sin necesidad de movernos en furgoneta pues desde el camping el puerto se encuentra a unos diez minutos de paseo.. Esta vez, en barco hasta la Isla de Ons. Hace doce años que no la visitábamos y por aquel entonces íbamos en plan mochilero cuando la acampada libre estaba permitida. Los tiempos cambian pero el espíritu es el mismo. Regresar a Ons evoca uno de mis mejores recuerdos y posiblemente un punto de inflexión en mi vida. Así que la visita estaba llena de ilusiones y nostalgia. Tras la niebla, la mágica isla...

th_IMG_6295.JPG

th_IMG_6316.JPG

th_IMG_6352.JPG

th_IMG_6351.JPG

th_IMG_6346.JPG

th_IMG_6324.JPG

Frecuentemente aparecen rankings para determinar cuáles son las  playas más bonitas de España o del Mundo, que suele degenerar en debates o disputas donde cada cual defiende a capa y espada la suya como la mejor, la más idílica o lo que sea. Y luego ocurre que pequeños rincones del universo que gozaban del privilegio de la escasa masificación, de golpe y porrazo se ven desbordados por hordas de turistas curiosos. Creo que a todos nos gustan los reconocimientos pero la experiencia me dicta que los daños colaterales suelen ser nefastos (Gulpiyuri en Asturias o Las Catedrales en Galicia son los ejemplos que actualmente son más patentes de este fenómeno). Así que muchas veces recomiendo que mejor guardarse lo mejor para cada uno y no ir predicándolo a los cuatro vientos. Puede decirse que gracias al conservacionismo, Ons aún se mantiene puro pero el estilo de visitante ha cambiado tras esa década trascurrida tras mi última estancia. La gente respetuosa por el medioambiente persiste pero gracias al interés desatado tras su divulgación ahora comprobamos como también ha atraído a otro tipo de perfiles. No es que por un exceso de sensibilización me escandalice ante la visión de una botella de litrona tirada a pie de playa , por muy única y anecdótica que sea. Es que simplemente ese resto de incivismo no debería de darse en semejante paraje. No quiero extenderme en demasía ni entrar en detalles, pero cuando esperando al ferri uno escucha protestas tras las advertencias de que en la isla no hay papeleras uno se puede hacer una idea de lo que quiero decir y si quien ahora lee esto no me entiende entonces es que quizás su destino turístico ideal sea Marina d’Or.

 

th_IMG_6341.JPG

th_IMG_6326.JPG

De vuelta con las pilas cargadas dispuestos a pasar la última noche en Portonovo

th_IMG_6261.JPG

Otros 400 kilómetros por delante para regresar a la vida convencional.El día amaneció lloviznado y así estuvimos durante la primera parte de nuestro trayecto. Rompiendo con la monotonía,  coincidimos durante unos cuantos kilómetros con un gran clásico , nada menos que un Citroën DS 21 "Tiburón"

th_IMG_6356.JPG

En esta ocasión pudimos realizar todo el trayecto por la autovía A8. Sin embargo, el viaducto de Mondoñedo además de los ocasionales problemas de niebla también sufre constantes ráfagas de viento estando limitado a 80 km/h. Pasar tan cerca de los molinos eólicos es espectacular. Y sobre todo, aferrarse fuertemente al volante y estar pendiente en todo momento de las reacciones del vehículo, que en nuestro caso, como compredereis, no goza de una estabilidad sobresaliente.

th_IMG_6386.JPG

La veterana Volkswagen tal como nos llevó, nos devolvió a casa  sanos y salvos sin ningún amago de agotarse ni malas maneras. Pasado el tiempo uno se acostumbra a sus peculiaridades y acaba por cogerle cariño, confianza y apreciar sus virtudes.


 

 

 

 

22:02 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in RUTAS Y ESCAPADAS, VIAJES | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

The comments are closed.