21.01.2012

Una de cámaras fotográficas

Hola, hoy no hay coches ni nada motorizado. La entrada de hoy está dedicada a las viejas cámaras de fotos que tengo en mi casa desde hoy. Supongo que al igual que yo, a los seguidores del blog también os gustarán otros artilugios antiguos. Empezamos con mi favorita que también es la más veterana.

WERLISA COLOR

Aún no había nacido pues fue un regalo de novios de mi padre a mi madre por las Navidades 1974-75... La Werlisa es un modelo español de cámaras fotográficas destinadas a la por entonces floreciente clase media. Del modelo "Color" se fabricaron más de veinte variables, comenzando su producción en 1967.

th_IMG_4965.JPG

th_IMG_4969.JPG

Como podeis observar en las fotos, se conserva muy bien y tan solo la funda presenta los típicos signos del desgaste, sobre todo por dentro. Vamos a decir que su historia es curiosa, pues sufrió dos vidas distintas: la primera hasta mediados de los 80's como cámara familiar cuando resultó "jubilada" y posteriormente, una segunda juventud a mediados de los 90's al ser rescatada para mi uso personal.

th_IMG_4996.JPG

Corría el año 1996 cuando estaba estudiando en la Universidad y se me presentó hacer un trabajo de campo que requería tomar una serie de fotografías. Resultó que nunca fui muy amante de ésta afición por lo que la única herramienta de la que disponía era de una ya por entonces obsoleta AGFA Happy (de la cual hablaré más tarde) que no usaba desde hacía años... fue ahí cuando descubrí que sus carretes ya no estaban disponibles en el mercado. Por lo tanto, eché mano de la ya vetusta Werlisa de mis padres. Así ¡sin complejos! pues recordad que lo que ahora es vintage molón, hace una década era un trasto viejo y cutre.

th_IMG_4970.JPG

El mayor inconveniente que tiene esta cámara es que es totalmente manual. El objetivo dispone de tres regulaciones: distancia (enfoque), velocidad y diafragma. No lleva ningún indicador que te diga como regularla  correctamente así que todo es cuestión de ojímetro. Practicando y gracias a la ayuda de conocidos que entendían del tema acabé habituándome . El problema es que hasta que no revelabas el carrete desconocías el resultado... y en ocasiones un buen puñado de fotos salían de una manera  desastrosa o al menos, no era lo deseado. Sin embargo, cogido el truco llegué a ser capaz de sacar fotos bastante chulas.

th_IMG_5020.JPG

En esta segunda época la tuve que lleva a reparar ya que se había estropeado la manivela que enrolla el carrete, labor realizada por un veterano jubilado amante de las cámaras antiguas. También encargué que me hicieran una correa de cuero pues la original se había desintegrado con el tiempo. Un detalle que me gusta es precisamente su funda, que permite llevar la cámara colgando del cuello y usarla sin necesidad de sacarla pues con solo retirar el protector frontal ya está lista para trabajar. Esta funda está realizada en parte por plástico duro para proteger el objetivo y parte superior de posibles golpes, mientras que el resto es de una especie de cartón plastificado imitando a cuero forrado en una especie de terciopelo rojo.

IMG_4968.JPG

¿Cuando fue la última vez que la usé? Creo que hasta el 2003 estaba plenamente operativa. Fue artífice de muchas, muchas fotos de momentos de fiesta en mi época universitaria, de excursiones a la naturaleza y como no, a diversas concentraciones y ferias de vehículos clásicos cuando aún no tenía coche... Entonces llegaría la era digital y quedó nuevamente relegada en un cajón. Ahora que estoy viendo que la fotografía analógica está cogiendo una nueva marcha entre ciertos aficionados (en parte, gracias al movimiento Lomo) me he decidido a volver darle una tercera vida. Espero pronto poder colgar los resultados de esta peculiar máquina.

La segunda cámara de la que os voy a hablar es...

AGFA HAPPY

La Agfa Happy fue la responsable de que la Werlisa cayera en desuso. No recuerdo exactamente en que año llegaría a mis manos, si fue un regalo de cumpleaños o qué, pero más o menos estamos hablando de en torno a 1985. Este modelo fue muy popular en esa época entre niños y jóvenes como cámara compacta todo-terreno. Su mayor ventaja era eso, sus reducidas dimensiones, su sencillez de uso y que cambiar los carretes era sumamente sencillo.

IMG_4980.JPG

A través de un pequeño seguro, la cámara pasa a ser operativa de la siguiente manera:

IMG_4981.JPG

Como dije, era el regalo ideal para la mayoría de niños de la época siendo habitual su aparición en cualquier excursión del cole. La calidad de fotos... bueno, lo normal para una máquina simple y sin pretensiones.

IMG_4985.JPG

Ahora que veo a diario a chavales en edad escolar sacándose fotos con cámaras réflex de última generación con unas prestaciones rallando lo profesional me ha hecho recordar esta vieja maquinita y con lo poco que nos conformábamos.

IMG_4982.JPG

Esta cámara dejó de usarse a raíz de que a mediados de los 90's sus característicos carretes dejaron de comercializarse. Era una especie de casette cerrado con dos bobinas que encajaban directamente en el compartimento interior, sin riesgo de velados y complicaciones a la hora de enganchar el film. Los negativos eran muy estrechitos (110 pocket de 16 mm). Fue mi compañera durante el viaje de estudios del instituto, aunque reconozco que la mayoría de fotos podrían haber salido mejor. Tras la descatalogación de sus carretes, la Werlisa regresó a la actividad con disgustos y satisfacciones a partes iguales ...

 

21:07 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! | Permalink | Comments (0) |  Facebook |

The comments are closed.