02.10.2011

TOUR 2011 pt6 (final): Museo Torre Loizaga

Domingo 18. A las 8:30 ya estábamos saliendo de Pau bajo una lluvia que no había cesado desde el día anterior. Nuestras intenciones era llegar lo más temprano posible al museo de Torre Loizaga, en el País Vasco. La razón: solo abren los domingos y festivos hasta las 15:00.

Al principio, la lluvia aunque contínua no llegaba a ser molesta pero por precaución decidí marcar cruceros de 90 km/h por seguridad. Al poco tiempo me doy cuenta de un detalle y es que el cuentakilómetros conseguía la cifra mágica de 00.000 km Laughing . Esto sucedió a la altura de Saint Jean-Pied-de-Port.

IMG_3386.JPG

A partir de ahí, el tiempo empeoró. Según mis cálculos, tendríamos suficiente gasolina como para llegar a la primera estación española (Oiartzun) y así no tener que pagar el sobreprecio de la francesa agravada además por el hecho de tener que ser SP98. Pues bien, ya cuando la aguja estaba rozando el mínimo comenzó a caer una tromba de agua tremenda, tanto que la visibilidad se me hizo nula. Por suerte, justo delante de nosotros circulaba una furgoneta de obras públicas que inmediatamente encendió los paneles luminosos del techo ¡prácticamente era lo único que veíamos! Hice lo propio con mis antiniebla y warning, respirando aliviado al comprobar que el resto de usuarios hacían lo mismo respetando la distancia de seguridad. Las condiciones climatológicas me obligaron a circular a 50 km/h en 3ª por autovía ya que además el asfalto se anegó en cuestión de segundos. ¿cuánto duró esta situación? Personalmente se nos hizo una eternidad pero en realidad duraría unos pocos minutos... vividos con mucha tensión.

Una vez despejado, mantuve el crucero sobre los 80 km/h. La aguja del depósito seguía bajando y se me planteaba la duda si parar o no en la próxima estación. Por experiencia se que el nivel marca de menos, lo cual es una ventaja (peor sería lo contrario, XD) así que continúamos con lo previsto. Y otra nube nos alcanzó repitiéndose el episodio anterior. Así que por una lado se apoderó el nerviosismo a cuenta de la peligrosidad de la vía y por otro, ante la posibilidad de quedar sin gasolina.

Finalmente, cruzábamos la frontera, nos adentramos en territorio español y conseguíamos llegar a la primera gasolinera nacional. Tal como pensaba, y a pesar que el nivel ya estaba a cero, aún tenía más de cuatro litros disponibles en el depósito. Los cálculos no fallaron, a pesar de todo.

Con los nervios más aliviados, seguimos con las visicitudes pues las nubes que descargaban fuertes aguaceros volvieron a cebarse sobre nosotros en un par de ocasiones más. Y cuando éstos cesaban era el viento quien frenaba el ritmo. Parecía que los elementos se confabulaban contra mí, así que me planteaba cuanto tendría que merecer la pena visitar el museo Tongue out. Para hacerse una idea, en los momentos de baja visibilidad por lluvia... ni un Aston Martin DB9 se atrevió a adelantarme, XD. Queda dicho.

Antes de llegar a Bilbao, nos confundimos de desvío. Otro retraso más pero volvimos a la ruta prefijada fácilmente...

Para llegar a Torre Loizaga nos guiamos por las indicaciones de su web ya que no es tarea fácil a pesar de que está correctamente señalizado. Una vez en Galdames, siguiendo la señalización accedemos por un camino comarcal, al principio con un asfalto decente rodeado de vegetación y unas vistas preciosas. Luego se vuelve más estrecho, tanto que es imposible que se crucen dos coches ya que más bien se trata de un camino rural hormigonado. Hay zonas tortuosas con fuertes pendientes, tanto que en la penúltima curva antes de acceder al recinto las ruedas traseras perdían tracción en 2ª velocidad por la humedad y barro acumulado. ¡Pero llegamos! a las 12:45 tras 235 agobiantes kilómetros...

IMG_3447.JPG

Torre Loizaga es un castillo del siglo XII (Castillo de Concejuelo) reconstruído por sus actuales propietarios en 1985 situado en la localidad de Galdames, a unos 30 km de Bilbao. Su interior alberga la mayor colección de Rolls-Royce de España (y posiblemente de Europa) a parte de un buen puñado de modelos de otras marcas.

th_IMG_3448.JPG

El entorno es realmente precioso y por suerte, a nuestra llegada la lluvia dio un respiro. De este museo había leído varias referencias, incluso alguno de sus ejemplares fueron protagonistas de reportajes en revistas especializadas (Motor Clásico, por ejemplo). A nivel mundial está considerado como el único museo donde se exponen todos los modelos Rolls-Royce pre-BMW. En total, 75 vehículos de los cuales, 43 corresponden a la marca británica de lujo por excelencia.

th_IMG_3449.JPG

th_IMG_3450.JPG

Tengo que agradecer a Eneko y Felipe, del Eskarabajo Lagun Taldea por haberme recomendado su visita y también por las molestias tomadas a la hora de buscarme posibles alojamientos en las cercanías. Un detalle que me llamó la atención es la cantidad de visitantes allí congregados teniendo en cuenta los accesos y relativo ocultismo al gran público. Tanto que me vi obligado a aparcar fuera del asfalto entre dos árboles. Fue entonces cuando recordé que en Andorra al mencionar mis futuras intenciones me dijeron que ese museo acaba de salir en televisión un día antes. Después de comentar la situación a los aficionados vascos, éstos me respondieron que posiblemente fuera debido a eso y a que se prevee un traslado. Fuera lo que fuera, el museo gozaba de una gran afluencia de público y lo más curioso es que la mayoría de visitantes eran grupos de padres de familia con su respectiva chiquillada que daban la impresión de ser ajenos a esta cultura automovilística. Lo que vulgarmente denominaríamos como "domingeros" . Cosas del efecto llamada a causa de la tv... Podría extenderme más sobre el caso vivido pero en resumen, hay que hacer entender que un museo de coches clásicos no es un chiquipark.

Bueno, no me enrollo más y pasemos a las fotos que es lo realmente interesante. El interior consta de seis recintos. El primero alberga modelos no-RR como este Cadillac de 1909

th_1909.JPG

Imprescindible, un Ford T de 1914

th_1914.JPG

Isotta Fraschini de 1935

th_1935.JPG

Delaunay Belleville 10HP "Roi des Belges" . Su peculiar coraza es una reminiscencia a las antiguas calderas

th_DB 10HP Roy des Belges.JPG

Fiat 501 de 1920. Siempre me hizo gracia el apelativo de estos asientos traseros: ahí te pudras" o "asiento de suegra"

th_FIAT 501 1920.JPG

Lujo nacional: Hispano-Suiza K6 de 1936

th_K6 1936.JPG

Los carruajes de caballos también tenía su merecido hueco

th_IMG_3394.JPG

th_IMG_3395.JPG

En otras salas seguimos encontrándonos con más clásicos variados...

Austin Healey 3000 MKIII de 1965

th_1965 MK3.JPG

Jaguar E-Type 4.2 de 1970

th_1970 4.2.JPG

Lancia Aprilia

th_Aprilia.JPG

Con una trasera familiar... típica aerodinámica de los 30's. Lástima de pilotos traseros, imposición legislativa actual.

th_IMG_3417.JPG

Mercedes-Benz 190 SL y al fondo puede verse un 250 SL Pagoda

th_IMG_3429.JPG

th_IMG_3430.JPG

Cuando fue presentado en 1948, el Jaguar XK120 era el automóvil más rápido del mercado. Su cifra hace referencia a la velocidad máxima en millas por hora: más de 190 km/h aunque con ligeros cambios era capaz de superar los 200 km/h

th_IMG_3437.JPG

th_XK 120.JPG

Más modesto, aunque con un encanto y elegancia innegables: MG TF 1500

th_TF 1500.JPG

Un camión de bomberos BMC de 1936

th_BMC 1936.JPG

Cadillaca DeVille de 1970

th_DeVille 1970.JPG

Única representación aircooled: Porsche 911 SC

th_IMG_3407.JPG

En los 80's, cuando era niño, las discusiones más pasionales se centraban en cual de estos dos era el mejor: el Ferrari Testarossa

th_IMG_3443.JPG

...o el Lamborghini Countach

th_IMG_3444.JPG

th_IMG_3442.JPG

Comencemos ahora con el turno de los Rolls-Royce

th_IMG_3434.JPG

El más moderno data de 1990, un Silver Spur, pues como ya mencioné, solo figuran aquellos modelos fabricados antes de la adquisición por BMW (1998)

th_IMG_3435.JPG

th_IMG_3456.JPG

th_IMG_3460.JPG

th_IMG_3461.JPG

th_IMG_3463.JPG

th_IMG_3464.JPG

th_IMG_3467.JPG

th_IMG_3468.JPG

Carrocería de aluminio pulido ¡impresionante!

th_IMG_3478.JPG

Durante un breve periodo de su historia, en la localidad estadounidense de Springfield se fabricaron bajo licencia. Una de sus señas de identidad es el volante a la izquierda

th_IMG_3482.JPG

El más majestuoso por sus proporciones era el Phamton IV de 1955. Esta unidad en concreto perteneció al Sultán de Kuwait. Tan solo se construyeron 18 unidades de las cuales se conervan 17. Entre sus clientes se encontraba la Reina Madre de Inglaterra y el dictador Franco, que tan austero como era él, encargó tres unidades. Hasta que no te pones a su lado no te percatas de sus titánicas dimensiones.

th_Phamton IV 55 Kuwait 18 uds (17 actuales).JPG

Tras esta puerta se alojan los modelos más veteranos.

th_IMG_3503.JPG

Allen Runabout de 1899. Podría decirse que es el eslabón entre el carruaje de caballos y el automóvil. Fascina observar sus soluciones mecánicas.

th_Allen Runabout 1899.JPG

th_IMG_3488.JPG

El Rolls-Royce más antiguo era un Silver Ghost 40/50 HP de 1910 carrozado por Roi des Belges. Motor de 6 cilindros con 7.4 litros de cubicaje.

th_Silver 40-50 hp Roi des Belges 1910.jpg

Todos estos coches, como el resto mostrados hasta ahora, funcionan regularmente. Destaca también que esta sala sea parte del castillo añadiendo un ambiente de cierta solemnidad.

th_IMG_3502.JPG

th_IMG_3490.JPG

Gran calidad de acabos en madera. Los mandos del volante se emplean para regular el avance del encendido, la mezcla del carburador y el mando del acelerador.

th_IMG_3498.JPG

Los antiguos maleteros eran independientes, realizados a medida, muchas veces según las preferencias del cliente.

th_IMG_3497.JPG

Hablando de domingueros... bueno, posiblemente sería fruto de la casualidad aunque parece que el estropicio era reciente. Que hable la foto y el resto juzgue.

th_IMG_3496.JPG

Por 6 €/adulto me parece un precio de lo más razonable teniendo en cuenta no solo la incuestionable calidad de lo expuesto sino también por el entorno del que forma parte. Con tranquilidad aunque sin demasiado detenimiento tardé una hora en verlo completo, reconociendo que parándose con mayor minuciosidad  podría haberme ocupado más tiempo. Por lo tanto, su visita cunde y es recomendable para todo amante del automóvil clásico.

Salimos a las 13:50 y aunque los planes iniciales barajaban visitar Castro Urdiales y pernoctar allí o en sus alrededores, decidimos dirigirnos directamente a Gijón ya que la lluvia desluciría la visita.  Así que haríamos más de 320 km extras ese día: un total de 557 km. Por suerte, aunque seguía lloviendo ya no era tan problemático y el resto de viaje se saldó sin sobresaltos. Por el camino nos cruzamos con algunos clásicos, como un AC Ace de los 50's y un par de Morgan. Paramos media hora para repostar y comer en una estación de servicio a pie de la autopista a la altura de San Vicente de la Barquera a las 15:45 ¡qué bien me sentó el bocata calamares! . Por la circunvalación de Santander saludé a un Escarabajo azul claro sin reconocer la versión/año. Por Llanes también vi algún clásico más supuestamente de regreso de la Feria de Oviedo que se celebraba ese mismo fin de semana.

Finalmente llegábamos a casa a las 17:45.

 

El marcador: 100.502 km

En viaje total: 2.207 km

 

16:50 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in VIAJES | Permalink | Comments (0) | Tags: viajes, francia, escapadas |  Facebook |

The comments are closed.