30.07.2010

Viaje por el Sur de Francia, 5ª parte (final): Agde-Andorra-Lourdes

Con esto llegamos al último capítulo de nuestro viaje...

6ª ETAPA: CANNES-CAP D’AGDE (390 km)


Volvemos a meternos kilómetros, esta vez ya de vuelta a casa y para eso tomamos rumbo a Cap d’Agde. El calor también volvió a ser el protagonista.



Furgón francés clásico de los 60's, Peugeot J7.  La puerta del conductor era de corredera y la llevaba abierta para ir bien fresquito

 

10072010494.jpg

 

Una de las características agradables de las autopistas francesas es que cada poco hay áreas de descanso convenientemente equipadas, amplias, con sombra e incluso con duchas exteriores. Son muy populares pues hay gente que aprovecha para acampar libremente, comer en las mesas habilitadas o simplemente, tomar un descanso. Después de dos horas de carretera hicimos una breve parada.

 

IMG_0171.JPG
IMG_0172.JPG

 

Antes de llegar a Agde fuimos por la carretera que bordea la playa en la zona del Etang de Thau. Los Etangs son grandes estanques que se comunican con el mar. Viendo los mapas y las vistas de satélite me imaginaba que iba a ser más espectacular pero sin embargo no vimos ni rastro del Etang pues estaba-supuestamente- oculto a otro nivel de la carretera. Pero en el otro lado pudimos disfrutar de un paisaje pintoresco pues pasábamos justo al borde de la playa ¡y qué playa! Kilómetros y más kilómetros. Lo sorprendente es que justo al margen estaba sembrado de caravanas y furgonetas aparcadas siguiendo toda la línea costera. El margen contrario era lugar de numerosos campings.


Por ese motivo en su momento no hicimos reserva alguna. Una de las razones por las que elegí ese destino, a parte de que nos quedaba en el camino de vuelta, fue porque es sede de un famoso meeting de VW aircooled de carácter internacional. Y curiosamente, justo a mi llegada había una preciosa T1 roja y negra aparcada la cual me devolvió el saludo con un “peculiar” toque de claxon (sonaba a bocina antigua) . Justo cuando di la vuelta para ir a conversar ésta emprendía la marcha. Lástima.


A nuestra llegada a Cap d’Agde nuevamente nos encontramos con varios campings a elegir, pero tras dar varias vueltas para decidirnos, lo cual nos llevó su tiempo finalmente recaímos en el camping “La Caple”.


Agde y Cap d’Agde son enclaves puramente turísticos playeros, una especie de Torremolinos a la francesa. Pero posiblemente su fama se deba a que alberga una zona naturista con barrio y resort incluidos para esa práctica. Para los interesados, no pasamos por ese sector, por cierto, señalizado por todo el pueblo y por lo visto bastante restrictivo en cuanto admisiones (ni cámaras, ni mirones y todo amurallado según tengo entendido) .


Nuestra estancia fue breve, pues aunque en un principio íbamos a estar un par de días en plan relax definitivamente vimos que no era lo que esperábamos así que solo pasamos una noche. Siendo justos, el sitio era bonito pero no nos ofrecía nada en especial. A destacar que algunas zonas de la playa en lugar de arena eran de piedrecitas y conchas marinas con lo cual te desguazabas los pies aunque también había muchas zonas de arena. Llamativas eran estas conchas pues nunca había visto de ese tipo con ese tamaño. No sé qué especie serían pero yo las bauticé como “berberecho mutante gigante”. Alguna me llevé de recuerdo.

 

IMG_0174.JPG

 

La foto está tomada a las 9:00 AM

 

IMG_0175.JPG

Por otra parte el camping estaba bastante bien, duchas y aseos eran correctos a secas (mejorables), pero nos tocó una parcela sin sombra. Por primera vez en nuestra vida dimos con un camping que contaba con medidas de seguridad y atención al cliente. Tanto que resultaba hasta orwelliano. Por ejemplo, para registrarse nos pidieron el DNI de ambos (generalmente con uno es suficiente) y los datos completos, solo faltó el ADN. Tantos eran los requisitos que ese trámite nos llevó unos cuantos minutos desesperantes acrecentados por la barrera idiomática tras los cuales nos pusieron unas pulseras identificativas. Había varias personas ocupadas de la seguridad a lo largo del recinto, con uniforme y emisora. Cada poco pasaba otro personal conduciendo carritos de golf que en el momento que te veían despistado iban a preguntarte si tenías problemas. Muy atentos y educados en todo momento… pero la situación llegaba a ser agobiante. Salvo una persona que estaba en la entrada, el resto solo hablaban francés. La playa estaba justo al lado del camping y se accedía a través de una puerta a la cual había que introducir una contraseña alfanumérica para su apertura.

 



7ª ETAPA: CAP D’ADGE-ANDORRA (298 km)


Al día siguiente desmontamos todo y nos fuimos a Andorra. Esto fue decidido durante la misma noche anterior pues estábamos indecisos si seguir por Francia o ya tirar definitivamente hacia casa. Incluso esa misma mañana nos asaltaban las dudas. El detalle es que en el camping lavamos la ropa de todos esos días pensando que con el calor secaría pronto. Error. Durante la noche y la madrugada cayó una rociada que junto a la humedad por la cercanía al mar nos dejó la ropa tendida completamente empapada…


Nuevamente reposté SP98 aunque más barata que en la anterior vez pues la gasolinera de Cap D’Agde era una Agip con SP95-E10…



Partimos rumbo a Andorra a las 10:00 con parte de la ropa colgando de los reposacabezas delanteros a ver si había suerte de que secara durante el camino. Y mira por donde que sí. Cuando paramos a comer a las 12:30 en Prades (km 169) las camisas y camisetas ya estaba secas con lo cual cambiamos para colgar los pantalones.



En términos generales el viaje no se hizo para nada cansino a pesar de que tocaba atravesar carreteras reviradas y con fuertes pendientes ¿por qué? Pues porque el paisaje y orografía del terreno hizo el viaje muy entretenido. De tal manera que hicimos varias paradas no para descansar si no para disfrutar mejor del paisaje ofrecido. Hace dos años quedé enamorado del pre-pirineo oscense y esta vez ya en plenos Pirineos no podía ser menos.

 

IMG_0180.JPG
IMG_0182.JPG
IMG_0187.JPG
IMG_0188.JPG
IMG_0190.JPG
IMG_0194.JPG
IMG_0195.JPG
Subir el Col de Puymorens (1.915 m) fue toda una experiencia que obligó exprimir al máximo la mecánica, pero el coche en ningún momento dio síntomas de fatiga.


IMG_0197.JPG

Tras atravesar el túnel D’Envalira y pagar su respectivo peaje (6,10 €) y nuevamente hacer unos cuantos kilómetros plagados de curvas peligrosas y pendientes llegamos a Andorra con sus espectaculares pistas de esquí que al tratarse de época estival son empleadas para hacer descensos en bicicleta de montaña…¡y pedazo pepinos de bicis que se veían por ahí!
Al pasar por Encamp vi un cartel que cambiaría los planes: Museo Nacional del Automóvil. Tome la desviación y cuando llegué resulta que estaba cerrado pues era domingo y ese día por la tarde y los lunes permanece cerrado. Llegamos a Andorra La Vella a las 16:15 sin tener reservado hotel, pero el Sálvia D’Or (***) era uno de los que figuraba en una lista elaborada antes del viaje. Tras preguntar disponibilidad y precio decidimos instalarnos allí. Un poco caro al igual que la plaza de parking, pero dentro de lo razonable. Eso sí, muy confortable, con buena atención y con habitaciones bien cuidadas. Y el desayuno venía incluido en el precio, el cual era muy variado y abundante.

 

IMG_0199.JPG

 


Bueno, pues como por un lado el sitio nos gustó, y por otro quería visitar el Museo del Automóvil a lo que había que sumar el organizar el viaje de vuelta el cual estábamos improvisando decidimos quedarnos dos días hasta el martes.


Por cierto… si, era domingo pero ¿qué domingo? ¡11-J! Durante todo el viaje no pocos franceses al ver la matrícula de mi coche me jaleaban con vivas a España, nombres de futbolistas y demás saludos (reacción que sinceramente me descolocaba pues pensaba que no caíamos muy bien a nuestros vecinos) y resulta que llego a Andorra y me la encuentro plagada con banderas españolas y los bares organizando los preparativos para el partido. Total, que no soy futbolero pero era consciente del momento histórico que representaba aquello con lo cual, me puse a verlo en la habitación del hotel. Cada poco escuchaba exclamaciones, gritos por la calle. Y al acabar, petardazos, voladores, pitadas, “vuvucelas”,… No lo pensamos, salimos a ver que se cocía por allí y el panorama fue gratamente sorprendente. Multitud de personas portando banderas españolas vistiendo camisetas de la selección. Viendo el ambiente nos juntamos con un grupito al cual preguntamos hacia donde iban a celebrarlo. Tras acompañarlos tomamos confianza y preguntamos el por qué de todo aquello pues desconocíamos por completo el carácter andorrano. Y la respuesta fue que allí la mayoría se sentían españoles. Lo que allí vivimos puede transcribirse a lo sucedido en el resto de los pueblos españoles; la policía dirigiendo el tráfico donde coches enarbolando banderas hacían derrapadas, cortes de inyección o simplemente desfilaban a golpe de claxon. Y toda la peña de fiesta vestida de rojo. Y en medio de todo, dos asturianos flipando en colores. Brutal

 

11072010508.jpg
12072010512.jpg

El día siguiente lo tomamos para conocer el lugar y hacer algunas compras. Destaco que si bien hace años Andorra era un paraíso para aquellos que iban en busca de ciertas gangas ahora no lo es tanto y los precios que vimos en productos electrónicos y cámaras fotográficas no diferían mucho de los de nuestro territorio al menos para el usuario medio (no discuto que en alta gama saldrá rentable). En cambio para artículos como alcohol y tabaco si que es un chollo como así lo demostraban establecimientos dedicados exclusivamente a estos “ vicios”. Ni yo ni mi familia somos bebedores ni fumadores con lo cual… Eso si, no dejó de ser curioso el ver botellas de whisky o vodka de 4,5 litros, sacos de tabaco de liar y cartones expuestos en grandes lotes unidos a regalos promocionales… En los súper podía verse a los guiris llevar auténticos cargamentos de botellas. Aunque yo me quedaría con el pedazo de tubo de Lacasitos de 1,5 kg…¡bestial! Por 8,8 € me lo hubiera llevado si no fuera que posiblemente se me hubieran derretido en el coche. También destaco la bolsa de kilo de Conguitos. También había muchas parafarmacias donde a parte de vender los productos típicos también tenían una sección llamada “salut sexual” donde podías encontrar artículos como vibradores y hasta el revolucionario “egg spider” (ideal para solteros).

 

 

IMG_0200.JPG

 

Balneario de Caldea. Su interior es aún más futurista (recordaba al ambiente de "La Fuga de Logan")

 

IMG_0205.JPG
IMG_0209.JPG
La gente se aburre mucho con el Lego...
IMG_0210.JPG
En este aparato viajaba una familia
IMG_0213.JPG
IMG_0214.JPG
También las había más clásicas
11072010496.jpg
11072010497.jpg
Un Terminator T-101 a tamaño real daba la bienvenida en una peculiar tienda donde podías encontrar figuras y demás artículos dedicados al mundo del cine, comic,... en especial de Star Wars y demás sagas. Un paraíso friky...
IMG_0215.JPG

Que recuerde no hubo ningún avistamiento notable pero como mera curiosidad me llamó muchísimo la atención la cantidad ingente de Fiat Panda 4x4 de la primera generación (1983-2003); se ven a pares. Siempre ha sido un coche que me ha gustado pero por donde vivo es una versión prácticamente desconocida y poco valorada por el público en general.
Ya en el hotel deliberamos las etapas finales al disponer de servicio de internet (3 €/15 minutos… eso nos dio para pensar que para la próxima llevar un netbook pues ahora hay muchas zonas wifi gratis). Aunque en un principio la intención era ir por España los cálculos de viamichelín eran más cortos yendo por Francia y además resultaba más sencillo encontrar alojamiento puesto que tocaba volver a Bayonne.



8ª ETAPA: ANDORRA-BAYONNE (427 km)



El martes fuimos al Museo del Automóvil. De camino nos cruzamos con un Escarabajo verde “Fuel Injection” como el mío al cual saludé con una pitada. Resultó que iba conducido por la mujer de un forero de Pieldetoro el cual también me vio (saludos
) aunque no supo reconocerme hasta pasado un rato. Tocó repostar y grata sorpresa es que la gasolina está más barata que en España y no digamos respecto a Francia.


Aunque llegamos con algo de antelación al museo (abre a las 10:00) el responsable fue tan amable de dejarnos entrar a pesar de ello. Este museo es muy recomendable a parte que su precio es bien asequible (3 €/persona aunque también hay tarifa reducida para grupos y menores). Consta de cinco plantas con 90 automóviles y un buen puñado de motos y bicicletas a demás de numerosos artículos de automobilia y motores expuestos. El nivel es bastante alto con muchas unidades realmente destacables. Como único defecto podría decirse que el recinto se queda pequeño para tanto coche de tal manera que están demasiado juntos, otros metidos en un hueco rompiendo el orden natural y en general se echa en falta el poder admirarlos más de cerca y desde todos sus ángulos pues de esta forma solo quedan expuestos prácticamente desde el frontal. No se pueden sacar fotos, así que las aquí colgadas están sacadas de extranjis con el móvil para que quedase una constancia de mi estancia.


Soriano Pedroso al lado de un Bugatti T-22 Brescia. Al fondo puede verse asomar un Messermitch

 

13072010514.jpg

 

Un mito de los Grand Prix y clásicos entre los clásicos deportivos: Bugatti T-37

 

13072010513.jpg

 

El modelo más veterano nada más y nada menos que un Benz Velo de 1894 que no era el único representante anterior a 1900. Había muchas más máquinas realmente excepcionales, como un Hispano-Suiza H6B ’27, barquetas y formulas de competición (Lola Cosworth, Selex 1430,…), uno de los 22 Citroën DS21 Chapron convertible fabricados, el extraño 2CV funeraria, microcoches como el PTV, creaciones espectaculares como el Cord 810 ’36, los anteriormente mostrados Bugatti… etc. Para los amantes de los aircooled alemanes teníamos un par de Porsche 356B y en cuanto a Volkswagen éste estaba representado por una unidad impecablemente conservada de 1303 LS Cabrio del ‘73. Viendo el nivel del museo uno se esperaba al menos un modelo más veterano, como un Split o un Oval. No hay espacio para nombrarlos a todos pero seguramente cualquier aficionado quedaría satisfecho pues hay hueco para todos los gustos, desde Corvette L-48 ’76 hasta un Lamborghini Urraco ’71 pasando por Rolls de diversas épocas, máquinas deportivas como Alpine, Lostus 7 o BMW 3.0 CSL o auténticos mitos como el Mercedes-Benz 600 ’65 o For T-bird del ’56… así hasta cerca de 90 ejemplares. Entre las motos había ejemplares típicos como las BMW de la IIGM o la más curiosa NSU Kettenkrad propulsada a cadenas. Entre las rarezas, la Rokon ’68 con tracción a las dos ruedas o la DKW con motor rotativo Wankel.

Sin palabras: Bugatti T-57 C ... a su lado los característicos faros retráctiles del Cord 810

 

13072010516.jpg
13072010518.jpg
Transcurrida la visita y una vez en marcha nos encontramos con una gran retención a la salida de Encamp. Resultó ser debida a un autobús accidentado justo a la entrada . Una situación agobiante pues tocó hacer caravana en plenas rampas y en curvas, con lo cual el embrague sufrió un duro castigo durante todo ese tiempo, pues casi estuvimos una hora en ese plan con constantes paradas y arrancadas. Una vez pasado ese trago, nos cruzamos con un raro Panhard-Dyna matrícula francesa y un Caterham Seven.

La parada para comer la hicimos coincidir en Lourdes con bastante retraso debido a aquel accidente y por un tramo en obras ya en Francia. La visita la hicimos un poco a prisa y corriendo. De todas formas, Lourdes es un pueblo pequeñito siendo su principal atracción el santuario dedicado a la Virgen. El resto del pueblo son hoteles, restaurantes y tiendas de suovenirs. Para entrar al santuario había una gran cola como era de suponer, la inmensa mayoría de grupos organizados por asociaciones religiosas. Puesto que no somos creyentes pasamos de esa visita ya que el tiempo apremiaba y básicamente nos dedicamos a comprar figuritas de la virgen para repartir entre nuestros familiares que manifiestan la Fe.


Chateau de Foix
IMG_0221.JPG

Lourdes

 

IMG_0222.JPG
IMG_0224.JPG

 

Finalmente llegamos a Bayonne a las 19:00 donde nos alojamos nuevamente en el mismo B&B de la ida (esta vez nos tocó una habitación acondicionada para minusválidos). Como despedida de Francia, esa noche emitieron una peli mítica: “El Gendarme de Saint Tropez” con Louis de Funes. ¡Todo un topicazo!




9ª ETAPA: BAYONNE-GIJÓN (420 km)


Poco que comentar. Nos hicimos el viaje del tirón sin escalas. Tan solo paramos a repostar nada más cruzar la frontera y el resto ni para aliviar la vejiga. Como curiosidad casi la totalidad del viaje se hizo bajo un ligero aguacero intermitente y las temperaturas bajaron de tal manera que hasta en algún momento puntual tuve que conectar la calefacción para desempañar el parabrisas. Por otra parte, fue la única ocasión en la que pudimos viajar completamente con las ventanillas cerradas… Tardamos poco menos de cinco horas.

 

mapc.JPG
RESUMEN:
3.004 km totales
Litros consumidos: 212 l.
Consumo medio: 7,1 l/100 km
Peajes: 150 € aprox.
Precio gasolina más caro: 1,57 €/l (SP98 en Garonne)
Precio gasolina más barato: 1,07 €/l (SP95 en Andorra)
Parkings: 30 € aprox. + 36 € (18€/día en Hotel Sálvia Andorra)

 

 

 

 

 

15:36 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in VIAJES | Permalink | Comments (0) | Tags: viajes, francia, escapadas, andorra |  Facebook |

The comments are closed.