26.07.2010

Viaje por el Sur de Francia, 2ª Parte: Carcassonne

Seguimos con la crónica... Cool

 

2ª ETAPA: BAYONNE-CARCASSONNE (430 km)


Al día siguiente partimos a las 9:00 hacia Carcassonne. Aquí ocurrió un caso inesperado cuando tocó repostar (km 308) ¿qué gasolina le meto? Resulta que en las gasolineras de Shell la SP95 se anuncia como SP95-E10, es decir, que lleva un 10% de etanol. Con lo cual empecé a dudar si ese porcentaje es el mismo que lleva el resto de gasolinas españolas (sabía que todas llevan etanol por ley aunque no sabía el porcentaje) . En cambio la SP98 no traía nada indicativo diferente. Así que ahí estaba yo, dudando entre las dos mangueras. Por lo tanto, me fui a lo seguro y le eché SP98 que mal no le haría al motor… pero si a la cartera: 1,57 €/l


Hablando de aflojar la cartera, las autopistas francesas están plagadas de peajes, algunos bastante caros (15,90 € en Lestelle, por ejemplo) y otros con tasas inferiores al euro pero que finalmente suman un gasto considerable en un viaje de éstas características… Esto ya estaba previsto pues en las hojas de ruta que sacamos de www.viamichelin.com indicaban los puntos de peaje con su correspondiente valor.
Pasaban los kilómetros y el calor era ya insoportable haciéndose muy pesado el viaje. Elegimos la temporada en que Francia estaba atravesando una canícula aplastante, con temperaturas por encima de los 30º hasta rozar los 40º. Y nosotros en un coche sin a/a. Por suerte, los deflectores triangulares de las ventanillas son muy prácticos en estos casos, pero el problema es que desestabilizan demasiado el coche sobre todo a más de 90 km/h y a la hora de adelantar camiones lentos por sensibilidad al viento lateral. Así que cuando tocaba hacer esa maniobra tocaba cerrar las ventanillas (vamos, como si fuera el F-duct de MacLaren) pero al cabo de tres segundos, el habitáculo se convertía en un auténtico cocedero.

Viendo el panorama tomamos una decisión que resultó ser la más acertada: nos desviamos por la carretera nacional. Mucho mejor por varios motivos. Por un lado el paisaje era infinitamente más atractivo, la vía más amena por sus curvas, atravesando preciosos pueblecitos, y por el otro, la zona era mucho más fresca pues había tramos bordeados por árboles y vegetación que ofrecían sombra suficiente. Las inferiores velocidades de crucero (70-80 km/h) permitían ir con las ventanillas bajadas por completo. Esto hizo el trayecto más llevadero con diferencia.

IMG_0042.JPG

Una curiosidad por esas carreteras es que nos encontramos con un tópico; señores mayores con boina circulando en bicicleta antigua…vamos, como en la típica postal o escena cinematográfica, je, je.

IMG_0031.JPG

Pero lo mejor fue encontrarnos con una “bastide” (población del siglo XIII) llamada St. Sulpice. Tal fue la sorpresa que decidimos parar para conocerla mejor y tomar unas fotos.

IMG_0032.JPG
IMG_0034.JPG
IMG_0035.JPG
IMG_0041.JPG
IMG_0037.JPG

La anécdota estuvo marcada en que al regresar al coche había una pareja observándolo con detenimiento. Tras el saludo oportuno –solo hablaban en francés- les estuve enseñando el coche, motor e intenté explicarles de dónde veníamos y nuestras intenciones. Entendimos que ellos tenían una furgoneta VW “Combi” aunque no supe descifrar si T1 o T2. Tras esto, tomamos rumbo hasta Carcassonne, nuevamente por la nacional durante un buen tramo para volver a incorporarnos a la autopista.


En Carcassonne llegamos a las 15:00 y nos alojamos en el camping “La Cité”. Allí nos atendieron estupendamente en español. Este camping es recomendable por su situación y parcelas bien sombreadas y amplias. El mayor inconveniente son los aseos pues están obsoletos y no muy limpios (lo WC son tipo “turco”). En ese sentido suspende y de hecho el libro de reclamaciones está plagado de esa queja en todos los idiomas. Pero por el resto es una buena opción para pasar un par de días. La principal ventaja es que está al lado de un paseo al lado del río por el cual se llega directamente a la ciudadela en diez minutos andando. Además el ambiente es familiar y muy tranquilo.

IMG_0059.JPG
05072010431.jpg
05072010433.jpg
05072010434.jpg

Bien, centrándonos en Carcassonne… no encuentro las palabras precisas para describirlo, pero sinceramente os digo que opino que es uno de esos destinos que se han de visitar antes de morir. Con eso os lo digo todo. Se trata de una ciudad medieval fortificada conservada perfectamente considerada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Y a pesar de tratarse de un enclave meramente turístico, no es para nada agobiante.

IMG_0047.JPG
IMG_0049.JPG

Vista desde el cementerio, el cual también merece la pena visitar

IMG_0048.JPG

El plato típico es el Cassoulet, una especie de fabada con alubias finas, embutidos y confit de pato. Tenía buena pinta pues en cualquier local lo servían. El problema es que en esos momentos estábamos por encima de los 34º a la sombra. Y lo que más apetecía era algo más ligero y fresquito. Sin embargo tenía mucho éxito entre ciertos turistas y resultaba chocante ver a la típica rubita metiéndose una cazuela de barro a rebosar de cassoulet. No obstante la variedad gastronómica era muy variada y por suerte y a pesar de lo que me imaginaba se puede llegar a comer a buen precio  sin que ello implique falta de calidad o cantidad ni mucho menos. En ese aspecto quedamos plenamente satisfechos. Un detalle gastronómico que nos llamó mucho la atención es la afición que se tiene por el “chorizo”; pensaba que era un producto exclusivamente español pero en Francia puedes encontrarlo en las cartas de los menús incluso en pizzas y para rizar el rizo posteriormente vimos anuncios de McDonalds de la hamburguesa “chorizo” (dígase con acento franchute)…

IMG_0044.JPG
IMG_0057.JPG
IMG_0054.JPG

¿un chupito?

IMG_0052.JPG
 

Al anochecer, mucha gente se concentraba por el paseo fluvial en busca de la foto perfecta de la ciudad iluminada. La vista era muy relajante… En Carcassonne nos quedamos dos días. Una de las visitas al día siguiente fue el museo de la Inquisición (el morbo es el morbo) el cual no es gran cosas a nivel de presentación (digamos que llega a ser un tanto cutre) y encima es caro pues 7€ cuesta cada entrada… De recuerdo nos dio por pillar una planta de vid variedad Merlot, lo cual supuso ir con ella a todas partes. Y aunque parezca increible aguantó todo el camino.


Futuro confit

IMG_0043.JPG
06072010438.jpg
06072010443.jpg
 

Respecto al camping, la sorpresa fue toparme con un camión Hanomag L-28 4x4 de 1965 de una pareja alemana el cual estaba acondicionado como motor-home. Cariñosamente lo apodamos como “La Chocolatera”.

05072010428.jpg
05072010429.jpg
 
Para brutote estaba la Dodge RAM Hemi V8 …
05072010430.jpg
 

Sobre la cultura campista que hay en Europa es destacable lo equipados que pueden llegar a estar algunos, pues justo unas parcelas más allá había aparcado un Concorde Liner, una caravana de lujo de gran tamaño, casi tanto como un autobús en cuyo interior transportaba un Smart (si, leeis bien). No tengo fotos de dicho aparato. Pilotos como Nigel Mansell o Sebastian Vettel son miembros del club de propietarios .

2010-concorde-liner-940g-lounge-motorhome-floorplan-layout.jpg

Otra anécdota es que una pareja de abuelos holandeses se acercaron a hablar con nosotros pues resultaba que en su país tenían un VW Escarabajo Oval (53-57) y que a lo largo de su vida, desde niño, habían pasado por varias unidades . No entendí muy bien pero creo que intentaba explicarme que en el suyo para cambiar debía hacer doble embrague. Se despidió con la siguiente frase: “Good Choice"...

 

 

3ª ETAPA: CARCASSONNE-SALON DE PROVENCE (276 km)


Salimos a las 9:35. El calor era aún más agobiante incluso a esas horas y a pesar de tratarse de una etapa corta el trayecto se nos hizo eterno por autopista. A las 12:30 llegamos a Arlés (km 229).


Un PGO Cevennes; un curioso modelo francés con mecánica Peugeot cuyo diseño está inspirado en el Porsche 356 de los 50's con un toque moderno.

cevennes.JPG
 
 

Arlés es famosa por su pasado romano pero sobre todo por haber sido lugar de residencia de Vincent Van Gogh. Muchos rincones hacían referencia al pintor holandés, en especial la Fundación que lleva su nombre. El ambiente general es “gafapastoso”.

IMG_0064.JPG
IMG_0065.JPG
 

También es destacable su arraigada cultura taurina que queda demostrada en el antiguo teatro romano acondicionado como plaza de toros. Algo que en España sería considerado como una garrulada allí parece llevarlo con orgullo y es parte de su atractivo turístico. Al tratarse de miércoles coincidimos con el mercadillo de segunda mano donde podías encontrar piezas de lo más diverso, desde muebles hasta comics (ahora pienso que tenía que haber pillado aquel “Michel Vaillant: Panique á Monaco”) pasando por cascos del ejército.

IMG_0073.JPG
IMG_0066.JPG
 

A día de hoy, los antiguos Citroën bicilíndricos siguen en pleno uso...

IMG_0070.JPG
IMG_0062.JPG
IMG_0063.JPG
 

El Rhöne (Ródano)

IMG_0074.JPG
 

Tras dos horas de visita y haber comido arrancamos rumbo a Salon de Provence llegando a las 15:25. Allí buscamos un hotel B&B donde no tuvimos problemas a pesar de no haber reservado con antelación. Curiosamente la habitación era más amplia, mejor equipada y más barata que la de Bayonne, incluso el propio edifico ofrecía un aspecto más serio. Tras acomodarnos, fuimos a visitar la ciudad.
Salon de Provence es una pequeña ciudad con un pasado ligado al gran Nostradamus pues fue durante un tiempo su residencia y nació cerquita de allí (Saint Remy de Provenze).

IMG_0077.JPG
IMG_0079.JPG
IMG_0080.JPG

La cercanía del hotel a la Academia del Aire era evidente
 
IMG_0089.JPG
 

Siguiendo con los tópicos franceses, la petanca debe ser su deporte nacional. Si para nosotros está considerado como una actividad para jubilados, en Francia es practicado por personas de todas las edades de manera seria e incluso las competiciones profesionales son retransmitidas por televisión.

 

PRÓXIMAMENTE: CANNES

 
 
 
 
 

 

 

 

 
 

 

 

17:04 Posted by Saludos aircoolerizados!!!! in VIAJES | Permalink | Comments (1) | Tags: francia, viajes, escapadas |  Facebook |

Comments

Mira que parar en Andorra y no acercarse a conocer el pirineo de Lleida,... ¡Imperdonable!.
Por lo demás un viaje magnífico y, como siempre un reportaje buenísimo.
Un abrazo.
Javi

Posted by: Javier Prados | 01.08.2010

Respond to this comment

The comments are closed.